Mujer embarazada tomando medicamentos
Última actualización: 9 julio, 2021

El embarazo es una de las etapas más importantes para una mujer, no solo por el hecho de traer al mundo una nueva vida, sino por los cuidados que se deben tener desde el primer día de gestación. La dieta materna tiene que aportar nutrientes energéticos y no energéticos (vitaminas y minerales) en cantidad suficiente para el desarrollo del feto y para mantener su metabolismo durante los nueve meses de gestación (1).

En el caso de la preparación al embarazo, además de asegurar un aporte adecuado de energía y los porcentajes de macronutrientes, es necesario resaltar la importancia de los “cinco grandes”. Los “cinco grandes” son el ácido fólico, la vitamina A, el hierro, el calcio, y el yodo, sin olvidar las vitaminas B, C, E y zinc (2). En este artículo, te contaremos más sobre el ácido fólico, ya que poco se sabe sobre su uso y sus grandes beneficios.




Lo más importante

  • El ácido fólico es una vitamina hidrosoluble del grupo B (3). Puedes consumirlo a través de alimentos naturales, alimentos procesados, suplementos vitamínicos o incluso haciendo una mezcla de estos.
  • Para evitar posibles defectos de nacimiento que puedan ocasionar daños en el cerebro y columna vertebral del bebé, se recomienda tomar 400 microgramos de ácido fólico diarios durante el embarazo.
  • Debes cuidar la dieta que llevas, sobre todo, cuando estás embarazada. Si eres de las que sigue dietas extremas con nutrientes bajos lo más probable es que tengas una deficiencia de ácido fólico.

Lo que debes saber sobre el ácido fólico en el embarazo

El ácido fólico tiene un papel muy importante en el organismo y, sobre todo, en su relación con las mujeres embarazadas. En este artículo vamos a resolver las dudas más recurrentes sobre el ácido fólico y te brindaremos algunos consejos para que puedas cuidar tu salud y la de tu bebé.

Mujer tomando acido folico

Para evitar posibles defectos de nacimiento que puedan ocasionar daños en el cerebro y columna vertebral del bebé. (Fuente: Andreypopov: 56277533/ 123rf)

¿Cuál es la importancia del ácido fólico en el embarazo?

El ácido fólico es una vitamina del complejo B, comúnmente conocido como vitamina B9. La importancia del ácido fólico en el embarazo está en la formación de los órganos del bebé y en la creación del ADN. Esta vitamina cumple un rol importante en el crecimiento y desarrollo del feto dentro del vientre de la mujer. Por ello, se recomienda su consumo, sobre todo en esta etapa.

Tener un sistema inmune fuerte y regulado es uno de los elementos clave para disfrutar de una salud óptima (4). Como ya sabes, el consumo de vitaminas ayuda a fortalecer el sistema inmune y cada una de ellas cumple funciones distintas.

Al ser una vitamina, el ácido fólico te brindará beneficios adicionales. Uno de ellos es la creación de células nuevas.

Los defectos del tubo neural (DTN) son malformaciones graves y relativamente comunes que se originan al comienzo de la gestación (5). Aunque aún no se haya probado con exactitud que el déficit de ácido fólico ocasiona problemas en el crecimiento del feto, es mejor prevenir. Para poder llevar un embarazo sin preocupaciones, es recomendable consumir las dosis adecuadas de ácido fólico.

¿Cuál es la dosis de ácido fólico que se debe tomar en el embarazo?

Ya sabes que el ácido fólico cumple diferentes funciones en el embarazo. Sin embargo, es importante que conozcas la dosis adecuada para poder gozar de las propiedades de esta vitamina. Según la Recommended Dietary Allowances, las cantidades diarias de ácido fólico que una mujer adulta necesita son de 200 microgramos/día. En una mujer gestante las necesidades ascienden a 400 microgramos/día (6).

Es necesario tomar en cuenta que las cantidades recomendadas de ácido fólico podrían variar por diferentes motivos. El médico será el único responsable en sugerir una dosis diaria mayor a la recomendada normalmente.

Tomar más ácido fólico de lo recomendado no te brindará mayores beneficios.

Comúnmente, esto suele suceder en casos de detectar otras enfermedades. Además, si eres una mujer que ha sufrido de embarazos anteriores afectados por defectos del tubo neural (DTN), es muy probable que la cantidad de microgramos por día sea superior a la habitual.

¿Por cuánto tiempo se debe tomar ácido fólico durante el embarazo?

Probablemente, estás consumiendo ácido fólico sin saberlo. Esto quiere decir que puedes llevar mucho tiempo tomando esta vitamina. Sin embargo, durante el embarazo, es importante ser consciente de su uso, sobre todo, en los primeros meses. El feto se encontrará en una fase de desarrollo en el que necesitará de tu ayuda para crecer fuerte y sano.

En algunos casos, ciertas mujeres continúan consumiendo ácido fólico durante el embarazo pasado el período de recomendación. Esto se debe a que esta vitamina, además, ayuda a producir células sanguíneas adicionales que el cuerpo necesita durante el periodo de gestación.

La dosis se suele alargar hasta, incluso, el fin del embarazo.

Por otro lado, se aconseja que al llegar a la edad fértil, una mujer consuma ácido fólico de manera diaria. A esa edad, las probabilidades de un embarazo podrían ser mayores. Por lo tanto, ante un embarazo no planificado, es mejor prevenir consumiendo ácido fólico todos los días. De esta manera, se pueden evitar riesgos de malformaciones en el desarrollo del feto.

National Academy of Sciences, Food and Nutrition Board
"Toda mujer debe tomar ácido fólico tan pronto decida quedar embarazada, al menos 4 semanas antes y durante el primer trimestre de embarazo."

¿Cuáles son los efectos secundarios del ácido fólico en el embarazo?

Consumir ácido fólico en el embarazo puede originar una serie de efectos secundarios, los cuales son muy comunes en casi todas las mujeres. Sin embargo, existen mujeres que sufren de alergias, por lo que los efectos secundarios serán diferentes. Además, existen casos extremos en los que el consumo de ácido fólico puede traer otro tipo de consecuencias. A continuación, te presentamos los efectos secundarios que podrías tener en estas tres situaciones: casos comunes, casos de alergias y casos extremos.

Casos comunes Casos de alergia Casos extremos
Mal sabor en la boca

Náuseas

Pérdida del apetito

Confusión

Irritabilidad

Alteración de los patrones de sueño

Erupción en la piel

Picazón

Enrojecimiento

Dificultad para respirar

Depresión

Deterioro cognitivo

Cáncer

Es importante mencionar que los casos extremos son poco habituales. Estos se refieren a un consumo desmesurado de ácido fólico durante mucho tiempo. A pesar de los beneficios que el ácido fólico tiene para las mujeres embarazadas y para el feto, su consumo excesivo podría ocasionar riesgos en tu salud.

¿Qué pasa si no se toma ácido fólico en el embarazo?

A pesar de la importancia y los beneficios que tiene esta vitamina, muchas mujeres embarazadas no la toman o la toman tarde.  Es muy probable que todo siga con normalidad. Como ya sabes, existen alimentos que contienen ácido fólico y que, sin saber, los consumes en tu dieta diaria.

Solo un 14 % toma ácido fólico antes de la fecundación y el 86 % lo toma demasiado tarde (7). Mayormente, las mujeres que consumen ácido fólico de manera consciente son mujeres que planifican su embarazo y aquellas que se preparan, previamente, para la concepción. Además, pocas mujeres conocen la importancia del ácido fólico en el embarazo porque no existen campañas informativas al respecto. A continuación, te mostramos los motivos más comunes por los cuales no se toma ácido fólico en el embarazo.

  • Un gran porcentaje de embarazos no se planifican.
  • Algunos ginecólogos no creen en la protección del ácido fólico y no lo prescriben ni lo recomiendan.
  • Muchos alimentos procesados tienen bajas dosis de ácido fólico y, en algunos casos, son dañinos para la salud.
  • La información sobre el ácido fólico y los defectos del tubo neural no llega a la sociedad en general ni a las mujeres en particular.

Persona marcando en el calendario

Es importante tomar ácido fólico unas semanas antes del embarazo y en los primeros meses. (Fuente: Olya Kobruseva: 5408684/ Pexels)

Consejos para el tratamiento de ácido fólico en el embarazo

Antes de empezar a consumir ácido fólico, debes saber que existen dos fuentes que te brindarán esta vitamina. Por un lado, puedes encontrar alimentos que aportan dosis de ácido fólico, en mayor o menor medida. Por otro lado, existen los suplementos. Estos son productos que ofrece el mercado para complementar la alimentación.

Alimentos ricos en ácido fólico

Existe una gran variedad de alimentos que contienen ácido fólico. Por lo tanto, debes estar consumiendo ácido fólico sin saberlo. Dentro de los alimentos que contienen esta vitamina, puedes encontrar dos tipos: alimentos naturales y alimentos procesados.

Los alimentos naturales son aquellos que provienen directamente de animales o vegetales. Estos no pasan por ningún tipo de manipulación industrial. Los alimentos procesados son aquellos que han sufrido cambios respecto a su estado inicial. Estos pasan por la fábrica antes de llegar al consumidor final. Ambos aportan nutrientes necesarios para el organismo y va a depender de cada persona optar por uno u otro.

Categoría de alimentos Alimentos Cantidad de ácido fólico
Vegetales Acelga

Apio

Tomate

Espinaca

Lechuga

128 mg por cada 100 g

16 mg por cada 100 g

28,8 mg por cada 100 g

145 mg por cada 100 g

33,6 mg por cada 100 g

Cítricos Mandarina

Naranja

Pomelo

Mora

21,8 mg por cada 100 g

38,7 mg por cada 100 g

14 mg por cada 100 g

34 mg por cada 100 g

Frutos secos Almendra

Avellana

Nuez

Pistacho

45 mg por cada 100 g

71 mg por cada 100 g

77 mg por cada 100 g

58 mg por cada 100 g

Cereales Salvado de trigo

Arroz

Avena

Mijo

79 mg por cada 100 g

20 mg por cada 100 g

33 mg por cada 100 g

85 mg por cada 100 g

Legumbres Lenteja

Garbanzo

Soja

Tofu

Haba seca

168 mg por cada 100 g

185 mg por cada 100 mg

240 mg por cada 100 g

15 mg por cada 100 g

423 mg por cada 100 g

Carnes Hígado de vaca

Pavo

Pollo

592 mg por cada 100 g

16 mg por cada 100 g

13,1 mg por cada 100 g

Frutas Plátano

Coco

Dátil

Kiwi

Mango

Papaya

20 mg por cada 100 g

30 mg por cada 100 g

21 mg por cada 100 g

26,8 mg por cada 100 g

36 mg por cada 100 g

38 mg por cada 100 g

Suplementos

Existe otra alternativa para poder consumir la cantidad de ácido fólico que se necesita en el embarazo. Nos referimos a los suplementos. Estos productos tienen la finalidad de complementar la alimentación o dieta diaria. Es importante recordar que no son sustitutos de los alimentos.

Se recomienda hacer uso de suplementos de ácido fólico desde que inicias tu etapa de fertilidad.

capsulas de acido fólico

Al ser una vitamina, el ácido fólico también se encuentra en forma de cápsulas o suplementos vitamínicos. (Fuente: Leohoho: 8441517/pexels)

Conclusión

El consumo de ácido fólico no es un tabú ni, mucho menos, un invento de estos últimos años. Ha existido desde tiempos remotos. Sin embargo, las indicaciones y recomendaciones para su uso han sido poco conocidas.

Es muy probable que tengas las dosis adecuadas de ácido fólico en tu cuerpo. Ya hemos visto que esta vitamina se encuentra en diferentes presentaciones y, sobre todo, en alimentos que son consumidos con mucha frecuencia. Sin embargo, si eres de aquellas mujeres que llevan dietas bajas en nutrientes y vitaminas, lo más probable es que tengas un déficit de ácido fólico. En este caso, puedes cambiar de dieta u optar por los suplementos.

Si nuestro artículo te ha resultado útil, compártelo en tus redes sociales. Y, en caso tengas dudas o comentarios, estaremos encantados de responderte.

(Fuente de la imagen destacada: gpointstudio: 102565635/ 123rf)

Referencias (7)

1. Rodríguez, M. L., Méndez, J. S., Martínez, M. S., Domínguez, M. C. Suplementos en embarazadas: controversias, evidencias y recomendaciones. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud. 2010; 34(4): 117-128.
Fuente

2. Plan de Educación Nutricional Farmacéutico. Educación Nutricional en la Etapa Preconcepcional, Embarazo y Lactancia. In: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. p. 1-132.
Fuente

3. Cortés, M. F., Hirsch B. S., de la Maza C. M. Importancia del ácido fólico en la medicina actual. Revista médica de Chile. 2000 Feb; 128(2): 213-220.
Fuente

4. Cardeñoso, R., Cossío, F., Costanzo N., Menezo, R. Guía básica para el cuidado del sistema inmune. Fundación de enfermería de Cantabria. 2020; 39.
Fuente

5. González González A. I., García Carballo M. Ácido fólico y defectos del tubo neural en Atención Primaria. Medifam. 2003 Abr; 13(4): 69-74.
Fuente

6. González González A. I., García Carballo M. Ácido fólico y defectos del tubo neural en Atención Primaria. Medifam. 2003 Abr; 13(4): 305-310.
Fuente

7. Plasencia M. Ácido fólico. Elsevier. 2005 Febr; 24(2): 79-87.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Rodríguez, M. L., Méndez, J. S., Martínez, M. S., Domínguez, M. C. Suplementos en embarazadas: controversias, evidencias y recomendaciones. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud. 2010; 34(4): 117-128.
Ir a la fuente
Libro online
Plan de Educación Nutricional Farmacéutico. Educación Nutricional en la Etapa Preconcepcional, Embarazo y Lactancia. In: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. p. 1-132.
Ir a la fuente
Revista online
Cortés, M. F., Hirsch B. S., de la Maza C. M. Importancia del ácido fólico en la medicina actual. Revista médica de Chile. 2000 Feb; 128(2): 213-220.
Ir a la fuente
Guía oficial
Cardeñoso, R., Cossío, F., Costanzo N., Menezo, R. Guía básica para el cuidado del sistema inmune. Fundación de enfermería de Cantabria. 2020; 39.
Ir a la fuente
Revista online
González González A. I., García Carballo M. Ácido fólico y defectos del tubo neural en Atención Primaria. Medifam. 2003 Abr; 13(4): 69-74.
Ir a la fuente
Revista online
González González A. I., García Carballo M. Ácido fólico y defectos del tubo neural en Atención Primaria. Medifam. 2003 Abr; 13(4): 305-310.
Ir a la fuente
Artículo científico
Plasencia M. Ácido fólico. Elsevier. 2005 Febr; 24(2): 79-87.
Ir a la fuente
Evaluaciones