Última actualización: 5 mayo, 2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

“El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”. Con esta frase se demuestra la importancia que tiene un buen descanso en nuestro día a día. Para lograrlo, es importante conseguir que el espacio destinado a ello te identifique. También que te haga sentir cómodo y relajado. En este sentido, una buena decoración será de gran ayuda.

El cabecero de tu cama jugará un papel fundamental en esta tarea, ya que ocupará una gran parte del dormitorio. Con la amplia oferta de cabeceros que encontramos en el mercado, resulta difícil tomar una decisión. Por ello, en este artículo, te ayudaremos a despejar dudas y facilitar tu compra.




Lo más importante

  • Los cabeceros para cama son más que un elemento decorativo. Enmarcan la cama, ayudan a dar calidez y hacen de nuestro cubículo un espacio más agradable.
  • Los cabeceros permiten añadir un extra de personalidad a nuestro dormitorio. Es el centro visual de nuestra estancia y definirá su estilo.
  • Existe una amplia oferta de cabeceros, según su estilo y material. Rústico, vintage, de forja o vinilo son algunos de los más buscados.

Los mejores cabeceros para cama del mercado: nuestras recomendaciones

A continuación, os mostraremos un listado con 4 opciones de los mejores cabeceros para cama que encontrarás en el mercado. Con estos consejos podrás tomar una decisión correcta sobre tu compra, según tus necesidades y gustos.

El mejor cabecero para cama de polipiel o piel

Esta estructura de madera, forrada con tejido Acualine de alta calidad, está disponible en 15 colores. Está fabricada en tela o polipiel. Además, se puede encontrar en medidas diferentes (95 cm, 110 cm, 145 cm y 160 cm) y tiene tan solo 5 cm de grosor. Incluye los anclajes necesarios para su colocación.

Este cabecero destaca entre los usuarios por su facilidad de limpieza, gracias a su tejido antimanchas. Además, recalcan su facilidad de montaje y ligereza. La buena calidad de su acolchado también es mencionada por todos los que lo han adquirido. Este modelo aportará a tu habitación un aire juvenil sin recargar el espacio.

El mejor cabecero para cama con mesillas integradas

Con este cabecero de madera de dos mesillas ahorrarás tiempo, espacio y dinero. Es un mueble compacto de 247 x 38 x 95,5 cm. Resulta apto para camas de 135 o 150 cm. Además, está disponible en 3 colores e incluye las instrucciones y herramientas necesarias para su montaje.

Tras haberlo probado, los usuarios coinciden en su perfecto acabado.

Es comparable con los que se venden en grandes tiendas de muebles, pero con un precio mucho más reducido. Destacan también su facilidad para limpiarlo, usando solamente un paño humedecido con agua. Sin duda, la opción perfecta si buscas vestir tu habitación de manera sofisticada.

El mejor cabecero para cama de vinilo

Con este cabecero de vinilo simularás un cabecero de madera, ahorrándote unos euros. Está realizado en PVC semiexpandido y tiene una altura de 60 cm. Además, está disponible en tres largos distintos (115 cm, 150 cm o 200 cm). Consta de un grosor de 5 mm y destaca por su resistencia y ligereza.

Para instalarlo, tan solo necesitarás una cinta de doble cara. Todos sus usuarios resaltan la facilidad de pegarlo a la pared. Además, es una forma perfecta de protegerla de roces y arañazos. Todo esto, sin invertir mucho tiempo ni dinero.

El mejor cabecero para cama de madera

Este cabecero de madera de pino es la mejor opción para aportar a tu estancia un toque rústico y juvenil. Está disponible en 2 medidas (110 x 45 cm o 144 x 45 cm). Ofrece la posibilidad de ensamblar dos cabeceros para camas de más de 135 cm. Además, tiene integrados los elementos necesarios para anclarlos a la pared, aunque será necesario añadir los tornillos.

El cabecero viene pulido, ofreciendo la posibilidad al comprador de pintarlo a su gusto o dejarlo tal y como lo recibe. Entre las ventajas más repetidas por sus usuarios, destacan la calidad de la madera y su perfecto ensamblaje.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los cabeceros para cama

Sabemos que comprar una pieza como un cabecero para cama es una decisión importante. Si haces una buena elección, te acompañará varios años. Por ello, encontrarás a continuación una serie de aspectos que te resultarán de utilidad a la hora de adquirirlo.

Los cabeceros para cama son más que un elemento decorativo. Enmarcan la cama, ayudan a dar calidez y hacen de nuestro cubículo un espacio más agradable. (Fuente: Atamanenko: 85445888/ 123rf)

¿Por qué poner un cabecero para cama en tu dormitorio?

El dormitorio es, sin duda, la estancia más personal de nuestra casa. Aquí pasamos una media de más 8 horas diarias descansando. Por esta razón, es necesario sentirnos relajados cuando entremos y crear una estancia acogedora. Esto lo podemos conseguir a través de la decoración. Un cabecero es un elemento decorativo clave para crear nuestra estancia ideal.

Un cabecero también puede resultarnos útil como espacio de almacenamiento extra. Así, podemos sumar nuevas baldas y armarios. Esto es posible, sobre todo, si nos decantamos por un cabecero de obra o a medida.

Por su parte, incluir un cabecero en nuestro espacio de descanso nos ayudará a centrar el protagonismo en el elemento principal del dormitorio: la cama. Al ser esta el elemento más grande, es inevitable que se convierta en el centro de atención. Con un cabecero, nos aseguramos que la primera impresión del dormitorio sea la de un espacio armónico e integrado.

Expuesto lo anterior, veamos algunas de sus ventajas y desventajas:

Ventajas
  • Elemento decorativo
  • Ocupa poco espacio
  • Amplio rango de precios
  • Fácilmente adaptable a tu estilo
Desventajas
  • Puede pasar de moda
  • No resulta práctico cambiar de cabecero muy a menudo

¿Cómo limpiar un cabecero para cama?

Poder limpiar un cabecero de manera rápida y eficaz resulta un factor clave a la hora de decantarnos por uno u otro. Nadie quiere tener que pasar horas y horas frotando. Tampoco que el mantenimiento del cabecero sea tedioso. Por ello, cuanto más fácil nos resulte, mejor.

La limpieza de un cabecero dependerá principalmente del material. A continuación, os daremos algunas claves para que vuestro cabecero esté siempre reluciente.

  • Si tu cabecero es tapizado, la opción más adecuada será que utilices la aspiradora para retirar el polvo. Después, si fuese necesario, frota con un trapo humedecido con algún producto apto para el tipo de tejido y, ¡listo!
  • Si tu cabecero es de madera, bastará con retirar con un paño el polvo. Usa un poco de aceite para conseguir mantener su brillo.
  • Si tu cabecero es de forja, usa un trapo humedecido para retirar la suciedad. Utiliza algún producto desoxidante, si encontraras alguna mancha de óxido.

¿Cómo anclar un cabecero para cama a la pared?

El material es un elemento muy importante para facilitar la limpieza de tu cabecero. Sin embargo, también lo es el método que usarás para anclarlo a la pared. Los materiales que necesitaremos son:

  • Cinta métrica
  • Broca y taladro del mismo tamaño
  • Tornillos del mismo diámetro
  • Anclaje

La mayoría de los cabeceros no requerirán de grandes dotes de carpintería para fijarlos. Bastará con delimitar en la pared el punto exacto dónde lo anclaremos con la ayuda de una cinta métrica. Taladramos con una broca y colocamos los apliques necesarios. Repetimos la acción fijando los anclajes en el propio cabecero. Ya solo quedará colgarlo y asegurarnos que quede bien fijado.

A la hora de determinar qué anclajes comprar, es recomendable conocer el peso del cabecero. Saber si se puede taladrar o no, resultará también esencial para decidir qué tipo de anclaje necesitaremos.

Los cabeceros permiten añadir un extra de personalidad a nuestro dormitorio. Es el centro visual de nuestra estancia y definirá su estilo. (Fuente: Tryapitsyn: 40362688/ 123rf)

¿Cómo tapizar tú mismo un cabecero para cama?

Tapizar tu propio cabecero resulta un plan muy sencillo y divertido. Es ideal para realizar en familia e involucrar a los más pequeños en la creación de una pieza personalizada. Son muy pocos los materiales que necesitarás. Además, resultan fáciles de encontrar en cualquier sitio especializado.

La clave principal será comprar un cabecero muy básico, de forma rectangular. Hacernos con una buena tela especial para tapizar será el segundo paso. Además, añadir unas planchas de gomaespuma harán que nuestro cabecero sencillo parezca sacado de una revista. Junto con una grapadora para maderas y unas tijeras, ¡tendremos todo lo necesario!

Tan solo tendrás que coger tu nuevo cabecero y cortar la gomaespuma al mismo tamaño, dejando 5 cm por cada lado. Repite la operación con la tela, dejando en esta ocasión 8 cm por cada lado. Coloca la tela en el suelo y, a continuación, la gomaespuma. Ve doblando los márgenes hacia atrás, mientras lo grapas cada 3 cm. Repite la operación con la tela, asegurándote que quede bien tensada, ¡et voila! Ya tienes tu cabecero.

¿Qué uso podemos darle a nuestro cabecero para cama?

A la hora de elegir nuestro cabecero, tenemos que tener en cuenta que no solo puede ser un elemento decorativo por sí solo. Si realizamos una buena elección, también puede servirnos de base para completar nuestra decoración.

Podemos apoyar sobre él nuestros cuadros favoritos y demás objetos, sin necesidad de comprar una estantería extra. También podríamos superponer una guirnalda de luces, sin tener que anclarlas a la pared. Son dos ideas para darle un uso extra a nuestra pieza.

Además, nos servirá como protección para la pared. Así, evitaremos los molestos arañazos y roces ocasionados por el movimiento de la cama.

Habitación de estilo moderna combinada con un cabecero clásico. (Fuente: Winger: VGs8z60yT2c/ Unsplash)

¿Cómo pegar un cabecero de vinilo?

Si nuestra estancia es pequeña y no queremos que el cabecero ocupe mucho espacio, un cabecero de vinilo será la opción perfecta. Conseguiremos darle un aire nuevo al dormitorio, sin renunciar a unos centímetros. Esta es, probablemente, la forma más sencilla de colocar un cabecero. Es que no necesitaremos más material que el propio cabecero y una cinta métrica.

En primer lugar, mediremos en qué punto exacto queremos colocar nuestro cabecero y señalarlo. Tan solo nos faltará retirar el adhesivo de una esquina de nuestro vinilo y colocarlo. Poco a poco, iremos retirando el resto de adhesivo. Ayudándonos de un trapo, iremos quitando las burbujas de aire que se puedan formar.

Criterios de compra

A la hora de elegir un buen cabecero para el dormitorio, debes tener en cuenta una serie de factores. Estos harán que tu decisión sea la más adecuada. A continuación, te detallamos los aspectos más relevantes para hacer de tu compra un éxito. Estos factores son los siguientes:

Tamaño

El primer paso para elegir nuestro cabecero es conocer la medida exacta de nuestra cama. Un cabecero demasiado grande o pequeño puede hacer que tu elección no vaya en sintonía con tu dormitorio.

Actualmente, encontramos en el mercado una amplia variedad de medidas de cabeceros. Estas van desde los 90 cm hasta los 200 cm.

Las medidas estándares que encontramos son 135 cm, 140 cm, 150 cm, 160 cm o 180 cm, incluyendo además las citadas anteriormente. También encontraremos la posibilidad de realizar el cabecero a medida, adaptándolo a la perfección al dormitorio.

Cabecero tipo dosel con flores a modo decoración. (Fuente: Byrd: 2LROa3n2BsY/ Unsplash)

Materiales

Forja, terciopelo, vinilo, PVC, madera o mimbre son algunos de los materiales más comunes utilizados para hacer los cabeceros. Decantarse por un material u otro dependerá mucho del estilo que queramos conseguir en nuestra habitación. Este criterio y el siguiente van siempre de la mano.

A continuación, encontraréis una comparación entre los cabeceros de polipiel y los de tela:

Cabecero de polipiel Cabecero de tela
Extraíble No
Lavable A mano con un paño húmedo En la lavadora
Precio Más caro Más barato
Colores disponibles 15 15

Estilo

El dormitorio es una de las estancias más íntimas y personales, donde pasamos mucho tiempo y descansamos. Por ello, conseguir un estilo con el que nos sintamos identificados y que favorezca este descanso debe ser clave.

Romántico, campestre, moderno o infantil. La elección de uno u otro dependerá de la decoración de nuestro dormitorio y de la casa en general. Crear un espacio en armonía hará de nuestro lugar de descanso un espacio más agradable.

A continuación, te mostramos una tabla donde te indicamos qué tipo de material elegir para conseguir un estilo concreto:

Material Estilo
Madera decapada Nórdico
Madera natural Rústico
Terciopelo Romántico
Forja Rústico colonial
Tapizado Vintage
Vinilo o PVC Juvenil

Cabecero de obra o cabecero tradicional

Un punto clave a la hora de decantarnos por un tipo de cabecero es saber si lo queremos realizar de obra, integrado en la pared de nuestro dormitorio. Esto, normalmente, hará que podamos crear en él un espacio de almacenamiento extra. En caso de necesitarlo, nos será muy útil.

Como desventaja frente a un cabecero tradicional, no nos permitirá cambiar de estilo tan a menudo. Es que suelen ser mucho más costosos al implicar una obra. Sin embargo, un buen cabecero de obra es sinónimo de calidad e inversión.

El cabecero sirve para enmarcar la cama y darle protagonismo. (Fuente: Neonbrand: iAftdIcgpFc/ Unsplash)

Relación calidad-precio

Existen multitud de opciones de cabeceros según su tamaño, material o estilo. También encontramos una amplia variedad de cabeceros en función de su precio. Ten en cuenta de que el más caro no tiene por qué ser siempre el de mayor calidad. Por lo tanto, realizar una comparativa de precios será clave para elegir el que mejor se adapte a tu presupuesto.

Resumen

En definitiva, son muchos los criterios a tener en cuenta a la hora de comprar un cabecero. La toma de una decisión requiere invertir tiempo en realizar una búsqueda comparativa. También saber qué queremos transmitir con nuestro dormitorio o con qué estilo nos sentimos más identificados. Estos son factores claves para acertar con nuestra compra.

El descanso es sinónimo de salud. Ya hemos visto que para descansar correctamente, necesitamos un espacio adecuado para ello. Esto se logra haciendo nuestro el espacio. No hay nada más importante que nuestro cuidado personal.

Si te fue de utilidad nuestro contenido, te invitamos a compartirlo en tus redes sociales. También puedes dejarnos tus comentarios.

(Fuente de la imagen destacada: Białasiewicz: 63645512/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones