Última actualización: 13 julio, 2021
Auch verfügbar in:

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

El champú sólido ha irrumpido con fuerza en el mercado de la cosmética, en parte, por su mensaje ecológico. La diferencia esencial con el champú líquido es la cantidad de agua que lleva cada uno. Un buen champú líquido tiene entre el 70 y 80% de agua, mientras que el sólido solo utiliza lo imprescindible para su elaboración (1).

En la fabricación del champú sólido se ha optado por utilizar ingredientes naturales, en vez de sintéticos. Es necesario señalar que lo natural no es sinónimo de beneficioso. Por este motivo, las fórmulas utilizadas para la producción de champú sólido, incluso siendo 100% naturales, deben tener algún tipo de control que asegure que sus componentes no implican ningún riesgo para la salud.




Lo más importante

  • El tamaño del champú sólido es mucho menor que el del líquido. Además, el champú solido no necesita un envase de plástico. Esto se traduce en una optimización de los recursos, tanto de transporte como de almacenaje.
  • El champú sólido intenta sustituir los ingredientes sintéticos por naturales, por considerarlos mucho más delicados con nuestro pelo y cuero cabelludo (2).
  • Al no ser líquido, el champú sólido tiene una gran estabilidad microbiológica. Esto quiere decir que es más resistente a la contaminación microbiana, por lo que puede reducir o eliminar el uso de conservantes en su fórmula. Esto depende del tiempo de vida útil que se le quiera dar (2).

Los mejores champús sólidos: nuestras recomendaciones

A continuación, hemos creado una lista con los mejores champús solidos del mercado. Los hemos seleccionado por sus características y por las valoraciones positivas de sus usuarios. ¡No te lo pierdas!

El mejor champú sólido para todo tipo de cabellos

El champú sólido de Zenential “Reparación y Volumen” está recomendado para todo tipo de cabellos. Viene en una caja con dos pastillas que verás envueltas en plástico para preservarlas de la humedad. Se trata de bio-plástico, procedente de la caña de azúcar. Además, es un champú sólido 100% vegano.

Gracias al aceite de coco tu pelo estará brillante, flexible y suave. Si tienes el pelo rizado, tus rizos quedarán más definidos. Su agradable aroma a pomelo y coco te encantará, mientras masajeas tu cabeza con su abundante espuma. Las opiniones de las usuarias de este champú sólido confirman los resultados que promete.

El mejor champú sólido para pelo seco

En este momento el producto comentado no se encuentra disponible en el proveedor. Es por eso que lo hemos sustituido por otro con similares características. Informar de un problema.

Das Problem mit diesem Produkt wurde gemeldet. Danke!

El paquete trae dos pastillas con diferentes componentes activos. Ambas están recomendadas para cabello seco. La diferencia entre ellas se encuentra en algunos de los ingredientes. Para la Cinnamomum Cassia estos son: menta, comino, extracto de canela, extracto de ramio, aceite de clavo, aceite de romero, extracto de salvia y extracto de tomillo.

Este champú sólido para cabello seco nutrirá tu pelo sin alterar su protección natural. Las personas que lo han probado afirman que su cabello queda significativamente más brillante y sano, después de utilizarlo durante un tiempo

El mejor champú sólido para pelo graso

En este momento el producto comentado no se encuentra disponible en el proveedor. Es por eso que lo hemos sustituido por otro con similares características. Informar de un problema.

Das Problem mit diesem Produkt wurde gemeldet. Danke!

Schwarzkopf nos ofrece su garantía para este champú sólido recomendado para cabello graso. Aunque también puede usarse en cabello normal. No contiene ingredientes de origen animal, por lo que es 100% vegano.

Gracias a la mezcla del extracto de diferentes hierbas, da ligereza y frescor al pelo, al mismo tiempo que le resta pesadez. Después de lavarse el pelo con él, las impresiones de los usuarios son positivas. De aroma agradable, produce la suficiente espuma, se aclara con facilidad y no deja el cabello enredado.

El mejor champú sólido para pelo dañado o teñido

Las pastillas de champú sólido "Tesoros de Miel de Garnier" están pensadas para nutrir y repara el pelo dañado o quebradizo. Hacen bastante espuma, facilitando la transición desde los champús líquidos. Tiene un gran perfume y respeta el equilibrio de la epidermis del cuero cabelludo con la suavidad de sus ingredientes. Las personas con pieles sensibles estarán encantadas con sus resultados.

En los comentarios los usuarios destacan lo rápido que se aclara y lo fácil que es peinarse después. También afirman conseguir un brillo más natural sin necesidad de usar suavizantes o acondicionadores después. En general, casi todas las reseñas coinciden en que dura algo menos de lo que promete.

El mejor champú sólido para pelo con caspa

El champú sólido natural y ecológico de Ortiga Jabón Zorro D'Avi está fabricado en Puebla de Sanabria, España. Una zona declarada Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica. Este champú no contiene colorantes ni perfumes.

Un 87% de sus ingredientes están certificados como ecológicos y es 100% vegano. Puede usarse a diario sin problemas de irritación. Su ingrediente activo contra la caspa es la ortiga verde (urtica dioica). Esta hierba previene la caída, reforzando la raíz del pelo. Sus vitaminas, flavonoides, minerales y oligoelementos poseen propiedades que tratan los problemas dermatológicos.

El mejor champú sólido con acondicionador

Este champú sólido es champú más acondicionador en una sola pastilla. El 99% de sus ingredientes es de origen natural. Además, no están testados en animales y solo contienen tres ingredientes: aceite de salvado de arroz, aceite esencial de canela y aceite esencial de naranja amarga.

Dr. Tree es un champú sólido 2 en 1. Contiene vitaminas E y B, Hierro y Zinc y coenzima Q10. Todos ellos ayudan a hidratar y proteger tu cabello, a la vez que lo fortalecen y lo hacen más denso. En la mayoría de las reseñas sobre este champú sólido los usuarios están satisfechos con la compra y afirman que continuarán utilizándolo.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el champú sólido

A continuación, explicamos en detalle que es el champú sólido, qué tipos existen, cuáles son sus ventajas y como puedes conservarlo, entre otros aspectos.  Esperamos que, con esta serie de preguntas y respuestas, despejes todas tus dudas.

El tamaño del champú sólido es mucho menor que el de su hermano líquido y no necesita un envase de plástico. (Fuente: Sonjachnyj: 111505771/ 123rf)

¿Qué es un champú sólido?

Un champú sólido es igual que un champú líquido. Solo que a este último se le ha eliminado el agua innecesaria. Además, para su elaboración se suelen usar componentes naturales, más suaves con el cabello que los sintéticos.

Por otra parte, el champú sólido no es un producto nuevo. Los orígenes del champú también fueron sólidos. Arcillas, harinas, hierbas molidas, entre otros. Podríamos decir con esto que, en realidad, usar champú sólido es regresar a los orígenes.

¿Cuáles son las ventajas de usar champú sólido?

A simple vista, la mayor conveniencia que observamos en el champú sólido es su reducido tamaño frente al bote clásico de champú. Esta característica hace que su huella de carbono sea mucho menor. Otras ventajas son su intención de ser respetuoso con el medio ambiente y la comodidad para transportarlo. En el aeropuerto no tendrá que pasar ningún control, al no tratarse de un líquido.

Es interesante mencionar que el champú sólido produce menos espuma que el líquido. Esto se debe a los detergentes que usa. Sin embargo, aunque la mayoría de los consumidores asociemos la espuma a una mejor limpieza, no hay relación científica entre una y otra (1).

Otra de las supuestas ventajas, en algunos de ellos, es la ausencia de sulfatos, considerados falsamente cancerígenos (3). Pero de estos tensioactivos, hablaremos con posterioridad en "Criterios de compra", dentro del apartado de ingredientes.

Ventajas
  • Rinde más
  • Sin conservantes
  • Libre de plásticos
  • Sin siliconas ni sulfatos
  • Menor tamaño
  • No están testados en animales
Desventajas
  • Necesita más agua para enjuagarse
  • Requiere un periodo de adaptación
  • Hay que secarlo bien tras su uso
  • Textura cerosa del pelo
  • Residuos en la ducha o bañera
  • Muchos carecen de control de calidad

¿Qué tipos de champús sólidos existen?

Hay un champú sólido para cada tipo de pelo. Es decir, en función de las características de tu cabello podrás elegir aquel que sea más beneficioso para él. Existen champús sólidos para cabello: normal, graso, seco, teñidos, dañados, con caspa o cuero cabelludo sensible.

En definitiva, hay un champú sólido específico para cualquier condición de pelo.

Por ejemplo, el cabello se encuentra dañado por teñidos repetidos, exceso de plancha, secador, estrés, entre otros factores. Para este caso, buscaremos un champú sólido con ingredientes tipo: aceite de argán, manteca de karité, queratina, aceite de oliva, aguacate, o cualquier compuesto que nutra en profundidad (9).

¿Cómo usar un champú sólido?

Una vez mojado el pelo, tenemos dos opciones. La primera es pasar la pastilla por el cabello varias veces, hasta que esté impregnado de champú sólido. Posteriormente, nos frotaremos la cabeza hasta conseguir que el producto esté bien distribuido. La segunda opción es untarlo en nuestras manos y luego masajearnos la cabeza.

Es importante, no poner el champú sólido bajo el agua todo el tiempo, para no reblandecerlo demasiado.

El proceso se puede realizar una o dos veces, según el tipo de cabello. Al finalizar, hay que enjuagar el pelo muy bien, hasta que no queden restos. Esta parte es muy importante. Por sus características, el champú sólido puede dejar el cabello con una textura similar a la del pelo sucio, si no lo aclaramos con la suficiente agua.

Son los componentes activos, los que te indican que necesidades cubre cada champú sólido. (Fuente: Radowitz: 149204771/ 123rf)

¿Cómo conservar un champú sólido?

El champú sólido tiene un comportamiento similar al de un jabón de manos, cuando lo utilizamos. Al igual que ocurre con este, si queremos que nos dure y se conserve en perfecto estado, tiene que secarse bien. Por esta razón, después de lavarnos el pelo con él, tendremos que colocarlo en un lugar donde pueda desprenderse del agua sobrante.

Por ejemplo, una bolsita, que permita que la pastilla de champú esté aireada, con una cuerda para que podamos colgarla.

Hay que tener en cuenta que lo vamos a usar dentro de la ducha o bañera, quizás las soluciones clásicas para depositar el jabón de lavabo no sean suficientes. Las cajitas cerradas no permitirán un buen secado. Además, es probable que el champú sólido se transforme en una pasta inmanejable.

Criterios de compra

Si te has decidido por adquirir un champú sólido, sería conveniente que consideraras algunos de sus aspectos más relevantes. A continuación, detallamos sus características para que puedas escoger el champú más adecuado.

Ingredientes

Los ingredientes de un champú son una mezcla de (1): Tensioactivos, componentes activos y excipientes. Los primeros son los que más controversia crean y, por eso, intentaremos exponerlos más detalladamente.

Los tensioactivos eliminan la suciedad del cuero cabelludo y el pelo. En grandes concentraciones podrían ser irritantes para la piel, de ahí que se use una mezcla de ellos para minimizar este efecto. Se clasifican como tensioactivos aniónicos, catiónicos, anfóteros y no iónicos, según sus restos químicos. Los más empleados en champús son estos tipos de aniónicos:

  • Lauril sulfato de sodio (SLS por sus siglas en inglés)
  • Coco sulfato de sodio (SCS por sus siglas en inglés)
  • Laureato sulfato de sodio (SLES por sus siglas en inglés)
  • Cocoil Isetionato de Sodio (SCI por sus siglas en inglés)

Todos proceden del aceite de coco, aunque tanto el SLES como el SCI necesitan de un proceso químico para obtenerse. Gracias a este proceso son más suaves y también, menos biodegradables que los otros. El SCS es una versión más diluida del SLS. Hay que aclarar que ambos son biodegradables (5).

Los tensioactivos homologados, sean sulfatos o no, son seguros para la piel.

Por otro lado, estos tensioactivos aniónicos, pueden crear cierta fricción en la superficie del cabello. Para evitar que se produzca esta fricción, se usan tensioactivos anfóteros como la betaína, que también tiene muy buenas propiedades espumantes, detergentes y humectantes. Los catiónicos y los no iónicos son tensioactivos muy poco agresivos; se usan como acondicionadores y suavizantes (3).

Por otro lado, los componentes activos determinan para qué tipo de cabello está indicado el champú sólido. Los más habituales son: extracto de germen de trigo, proteínas de leche, complejos vitamínicos, aminoácidos de queratina, pantenol, extractos de plantas. También hay distintos tipos de arcillas, manteca de cacao o karité, varias clases de aceites, como los de almendra, coco, ricino, jojoba y argán.

También se incluyen en esta categoría los aceites esenciales o esencias aromáticas y los colorantes, ya sean naturales o sintéticos.

Finalmente, llegamos a los excipientes, compuestos donde se disuelven o mezclan los otros ingredientes. Ellos son los que permiten obtener la forma y textura final del champú sólido. Pueden ser agua, algún tipo de alcohol, lanolina o aceites.

Si queremos que nos dure y se conserve en perfecto estado, tiene que secarse bien. (Fuente: Sisterspro: 168581842/ 123rf)

Orgánico

Un champú sólido es orgánico cuando:

  • Para su producción no se han utilizado compuestos químicos, obtenidos a partir de sustancias más simples. Esto quiere decir que sus ingredientes no pueden ser producto de una síntesis química.
  • Los ingredientes naturales utilizados se han cultivado de manera ecológica, haciendo uso racional de los recursos naturales.
  • Posee una certificación vigente de un organismo acreditado.

Para que un champú sólido sea certificado (6) como orgánico, todas sus fases tienen que haber sido catalogadas como tales. Es decir, materias primas, elaboración, empaquetado, almacenaje y distribución tienen que ser también orgánicas.

En la tabla siguiente, mencionamos las principales diferencias entre los conceptos: orgánico, natural, amigable con la naturaleza, o ecofriendly, y ecológico. A veces la publicidad los usa indistintamente, provocando confusión.

Tipo Características
Orgánico Mínimo 95% compuesto de plantas y minerales
Natural Proviene de la naturaleza, pero su seguridad medioambiental no está garantizada
Amigable con la naturaleza Biodegradable, con bajos niveles de sustancias tóxicas
Ecológico Productos con un impacto mínimo en el medio ambiente

Fuente adaptada de Capatina y Stoenescu (2015) (7)

Respetuoso con el medio ambiente

El champú sólido tiene como prioridad ser respetuoso con el medio ambiente. La mayoría de ellos se venden con eslóganes del tipo: 100% naturales, libres de plástico, sin siliconas, sin sulfatos.

Es importante aprender a distinguir lo que realmente es respetuoso con el medio ambiente de lo que no lo es. Afortunadamente, hay muchas investigaciones en curso para desarrollar ingredientes naturales, que sustituyan a otros sintéticos.

Por ejemplo, hay investigaciones realizadas para reemplazar las siliconas por aceites naturales (8). O las efectuadas para obtener queratinas de la lana (10), al igual que ya se obtienen de las plumas.

Formatos

Los formatos más frecuentes en el champú sólido son los circulares. Por sus colores, nos recuerdan a las pastas francesas llamadas "macaron". Algunos tienen un agujero en el centro y un cordel que permite colgarlos, lo que facilita su secado. También podemos encontrarlos rectangulares, como lo jabones tradicionales.

Al ser una pasta muy moldeable, antes de secarse, pueden tener cualquier forma. Por lo general, su peso oscila entre los 40 y los 120 gramos. Tanto una pastilla de champú sólido mayor, como más pequeña, sería poco manejable.

Fragancia

El aroma es una de las cualidades que más destacan los usuarios del champú sólido. Las fragancias son innumerables: agua de rosas, miel, leche de almendras, violeta, cítricos, romero, eucalipto, vainilla y más. Estos aromas casi lo convierten en agradables ambientadores del baño, si no están guardados en un recipiente hermético.

Con el uso, es normal que la esencia vaya desapareciendo. El perfume del champú sólido se consigue de forma natural con aceites esenciales y de forma sintética con esencias aromáticas. Ambos olerán igual de bien, pero los esenciales además tendrán propiedades adicionales sobre tu cabello y cuero cabelludo, como antimicrobianas, antioxidantes, antiinflamatorias, entre otras (11).

Resumen

Lo único incuestionable sobre el champú sólido, es que no usa plástico para su envasado. Solo por eso, ya merece la pena darle una oportunidad. En síntesis, el champú sólido puede ser igual de bueno que uno líquido.

Muchas de sus ventajas como: sin conservantes, sin siliconas y biodegradables se pueden aplicar también a champús líquidos. Habrás de encontrar el champú sólido que mejor se adapte a las características de tu pelo. Por otra parte, es interesante que su fabricación esté basada en productos ecológicos y orgánicos. Todo lo que sea bueno para el medio ambiente, siempre será bienvenido.

(Fuente de la imagen destacada: Radowitz: 150699940/ 123rf)

Referencias (11)

1. AlQuadeib, BT, Eltahir, EK, Banafa, RA y Al-Hadhairi, LA (2018). Evaluación farmacéutica de diferentes marcas de champús en el mercado local de Arabia Saudita. Revista farmacéutica saudita, 26 (1), 98-106.
Fuente

2. Al Badi, K .; Khan, SA Formulación, evaluación y comparación del champú herbal con los champús comerciales. Universidad Beni-Suef J. Aplicación básica. Sci. 2014 , 3 , 301–305.
Fuente

3. Bondi, C. A., Marks, J. L., Wroblewski, L. B., Raatikainen, H. S., Lenox, S. R., & Gebhardt, K. E. (2015). Human and environmental toxicity of sodium Lauryl sulfate (SLS): Evidence for safe use in household cleaning products. Environmental Health Insights, 9, 27–32.
Fuente

4. Hordinsky, M., Caramori, A. P. A., & Donovan, J. C. (2015). Hair Physiology and Grooming. Cosmetic Dermatology: Products and Procedures, 234-238.
Fuente

5. Hirata, Y., Ryu, M., Oda, Y., Igarashi, K., Nagatsuka, A., Furuta, T., & Sugiura, M. (2009). Novel characteristics of sophorolipids, yeast glycolipid biosurfactants, as biodegradable low-foaming surfactants. Journal of bioscience and bioengineering, 108(2), 142-146.
Fuente

6. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura
Fuente

7. Căpățînă, G., & Stoenescu, R. D. (2015). MARKETING PROGRAMS FOR GREEN PRODUCTS IN ACHIEVING ECOLOGICAL SUSTAINABILITY. SEA: Practical Application of Science, 3(1).
Fuente

8. Leite, M. G. A., & Campos, P. M. B. G. M. (2018). Development and efficacy evaluation of hair care formulations containing vegetable oils and silicone. International Journal of Phytocosmetics and Natural Ingredients, 5(1), 9-9.
Fuente

9. Bhalla, N., Dharmadhikari, R., Bell, F., Chandani, P., Mamaniya, C., & Saraogi, P. The Hair Damage Dilemma. (2021) Researchgate.net website.
Fuente

10. Gaidau, C., Epure, D. G., Enascuta, C. E., Carsote, C., Sendrea, C., Proietti, N., ... & Gu, H. (2019). Wool keratin total solubilisation for recovery and reintegration-An ecological approach. Journal of Cleaner Production, 236, 117586.
Fuente

11. Quihui-Cota, L., Morales-Figueroa, G. G., Valbuena-Gregorio, E., Campos-García, J. C., Silva-Beltrán, N. P., & López-Mata, M. A. (2017). Membrana de Quitosano con Aceites Esenciales de Romero y Árbol de Té: Potencial como Biomaterial. Revista mexicana de ingeniería biomédica, 38(1), 255-264.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
AlQuadeib, BT, Eltahir, EK, Banafa, RA y Al-Hadhairi, LA (2018). Evaluación farmacéutica de diferentes marcas de champús en el mercado local de Arabia Saudita. Revista farmacéutica saudita, 26 (1), 98-106.
Ir a la fuente
Artículo científico
Al Badi, K .; Khan, SA Formulación, evaluación y comparación del champú herbal con los champús comerciales. Universidad Beni-Suef J. Aplicación básica. Sci. 2014 , 3 , 301–305.
Ir a la fuente
Artículo científico
Bondi, C. A., Marks, J. L., Wroblewski, L. B., Raatikainen, H. S., Lenox, S. R., & Gebhardt, K. E. (2015). Human and environmental toxicity of sodium Lauryl sulfate (SLS): Evidence for safe use in household cleaning products. Environmental Health Insights, 9, 27–32.
Ir a la fuente
Articulo científico
Hordinsky, M., Caramori, A. P. A., & Donovan, J. C. (2015). Hair Physiology and Grooming. Cosmetic Dermatology: Products and Procedures, 234-238.
Ir a la fuente
Artículo científico
Hirata, Y., Ryu, M., Oda, Y., Igarashi, K., Nagatsuka, A., Furuta, T., & Sugiura, M. (2009). Novel characteristics of sophorolipids, yeast glycolipid biosurfactants, as biodegradable low-foaming surfactants. Journal of bioscience and bioengineering, 108(2), 142-146.
Ir a la fuente
Sitio oficial
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura
Ir a la fuente
Artículo científico
Căpățînă, G., & Stoenescu, R. D. (2015). MARKETING PROGRAMS FOR GREEN PRODUCTS IN ACHIEVING ECOLOGICAL SUSTAINABILITY. SEA: Practical Application of Science, 3(1).
Ir a la fuente
Artículo científico
Leite, M. G. A., & Campos, P. M. B. G. M. (2018). Development and efficacy evaluation of hair care formulations containing vegetable oils and silicone. International Journal of Phytocosmetics and Natural Ingredients, 5(1), 9-9.
Ir a la fuente
Artículo científico
Bhalla, N., Dharmadhikari, R., Bell, F., Chandani, P., Mamaniya, C., & Saraogi, P. The Hair Damage Dilemma. (2021) Researchgate.net website.
Ir a la fuente
Artículo académico
Gaidau, C., Epure, D. G., Enascuta, C. E., Carsote, C., Sendrea, C., Proietti, N., ... & Gu, H. (2019). Wool keratin total solubilisation for recovery and reintegration-An ecological approach. Journal of Cleaner Production, 236, 117586.
Ir a la fuente
Artículo científico
Quihui-Cota, L., Morales-Figueroa, G. G., Valbuena-Gregorio, E., Campos-García, J. C., Silva-Beltrán, N. P., & López-Mata, M. A. (2017). Membrana de Quitosano con Aceites Esenciales de Romero y Árbol de Té: Potencial como Biomaterial. Revista mexicana de ingeniería biomédica, 38(1), 255-264.
Ir a la fuente
Evaluaciones