Última actualización: 25 enero, 2021

Nuestro método

22Productos analizados

24Horas invertidas

14Artículos evaluados

109Opiniones de usuarios

Si hay algo que el ser humano no puede detener es el avance del tiempo. Y es que este, con el paso de los años, se va reflejando poco a poco haciendo mella en nuestra piel. A muchas personas les ocurre que llega el día en que les gustaría disimular estos efectos del paso del tiempo.

Es aquí cuando se investiga y cualquier dermatólogo o profesional del cuidado de la piel nos recomienda que comencemos a usar cremas para frenar o disimular las arrugas y la flacidez de nuestra piel. Por eso, este artículo lo vamos a centrar en las diferentes tipos de cremas antiage que puedes encontrar en el mercado.

.




Lo más importante

  • Escoge un producto con una formulación adecuada para tu tipo de piel y tus necesidades específicas. Según el tipo de piel que tengas, más grasa o más seca, necesitarás adecuar tu producto a este requisito.
  • Acota tu selección en función de tu rango de edad, ya que la concentración de principios activos no es igual para una crema indicada para personas de 30 años que para pieles maduras.
  • Compagina tu rutina facial diaria con una correcta alimentación, rica en productos antioxidantes, y una hidratación adecuada. No beber suficiente agua en edades avanzadas intensifica los signos de la edad.

Las mejores cremas antiage: nuestras recomendaciones

Antes de que empieces a recorrerte todas las tiendas de droguería y farmacias de tu barrio o ciudad, si es que no lo has hecho ya, queremos ayudarte a que escojas la más adecuada para ti con nuestra selección de las mejores cremas antiage que puedes encontrar dependiendo de tus preferencias. Esperamos que te sea de ayuda.

La mejor crema antiage con ingredientes naturales

Si estás buscando una crema antiage y una de tus preferencias es la de recurrir a ingredientes naturales, esta es definitivamente tu mejor opción. La crema Garnier BIO antiedad para rostro está especialmente indicada para pieles maduras.

En su composición, destaca el uso el de aceites ecológicos de lavanda y argán para conseguir una piel lo más hidratada posible y con vitamina E. En tan solo 2 semanas conseguirás tener la piel mucho más firme gracias a su fórmula vegana, totalmente libre de ingredientes de origen animal.

La mejor crema antiage efecto bótox

Para lograr un rostro más joven, muchas personas recurren al bótox, una toxina botulínica que ayuda a eliminar las arrugas de manera temporal. Pero, si no te atreves a pasar por una de estas clínicas, la crema antiage Nezeni efecto botox será tu mayor aliado.

Con una fórmula especial en la que combina péptidos, vitaminas y extractos, tu sarrugas se verán reducidas hasta en un 55%, además de conseguir una piel más firme, elástica e hidratada.

La mejor crema antiage con ácido hialurónico

Los signos de la edad se vuelven más visibles en las pieles maduras por la pérdida natural del ácido hialurónico. Pero gracias a la crema L'Oréal Paris Revitalift Filler conseguirás ese efecto revitalizante en tu piel para rellenar las arrugas y restaurar el volumen.

Gracias su fórmula rica en ácido hialurónico y Fibroxyl, un extracto reafirmante de origen vegetal, conseguirás un cutis más firme, elástico y radiante. Dirás adiós a las patas de gallo y las arrugas de la frente en tan solo 4 semanas.

La crema antiage más completa

Si estás buscando la crema antiage más completa que reúna el mayor número de ingredientes y principios activos para cuidar tu piel y combatir los signos de la edad, te traemos la solución a tus problemas: el hidratante Olay Total Effects 7 en 1.

Gracias a su fórmula avanzada, compuesta con un 40% más de compuesto multivitamínico dermatológico con vitaminas B3, E y C, combatirás los 7 signos de la edad. Además, no es grasa, se absorbe rápidamente sin obstruir los poros, exfolia la piel y contiene SPF 15 de protección solar.

La mejor crema antiage relación calidad-precio

Por último, si estás buscando una crema antiage que combine el mayor número de principios activos yla mayor cantidad de producto a un precio razonable, podemmos ayudarte: te presentamos la crema hidratante facial Florence Bio Cosmesi.

Su fórmula antiedad es orgánica, es decir, sus ingredientes son de origen vegetal, y destaca por su concentración de ácido hialurónico, retinol, aceite de jojoba y vitamina E. Con ella combatirás los signos de la edad, logrando una piel suave, tersa, radiante e hidratada al mejor precio.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las cremas antiage

Es posible que seas una experta en el cuidado de la piel o tal vez te estés introduciendo en el mundo de la dermocosmética y no sepas ni por dónde empezar. Sea cual sea tu caso, aquí te vamos a echar una mano respondiéndote a varias preguntas que seguramente te ronden por la cabeza antes de decidirte por una crema antiage en concreto. ¡Vamos allá!

Se debe escoger una crema antiage según las necesidades específicas y tipo de piel de cada uno. (Fuente: Humphrey Muleba: NfpkqJ9314E/ Unsplash.com)

¿Qué efecto tiene exactamente una crema antiage?

Como su propio nombre indica, la clave de las cremas antiage reside en el efecto conocido como antiaging, es decir, actuar contra el envejecimiento de la piel. Para conseguir esto, es necesario recurrir a productos de belleza específicos o a tratamientos dermatológicos que tienen como función principal retrasar el envejecimiento de la piel, que con el paso del tiempo evidencia los signos de la edad (2, 10).

Antes de recurrir a ellos, debemos conocer en qué proceso de envejecimiento de nuestra vida nos encontramos, ya que esencialmente podemos distinguir entre tres tipos: fotoenvejecimiento, envejecimiento biológico y cronológico.

  • Photoaging: el fotoenvejecimiento es el resultado del envejecimiento causado por sustancias nocivas presentes en el aire (como el onozo) y la radiación ultravioleta (UV). Cuando nuestra piel se expone a la radiación de esta luz, la epidermis se debilita, provocando que la piel se seque y cambie la pigmentación, favoreciendo la aparición de arrugas por el daño que sufren las fibras de colágeno y elastina.
  • Bioaging: es el proceso natural de envejecimiento de nuestra piel, que está sometido a los cambios hormonales y al paso del tiempo. Es ajeno a nuestra voluntad, es decir, no podemos tener ningún control sobre él porque la piel cambia de manera natural por procesos biológicos de nuestro cuerpo. Sin embargo, podemos combatir su aceleración evitando el estrés, la nicotina, hormonas preparadas artificialmente y llevando una dieta equilibrada.
  • Chronoaging: es el aspecto natural de nuestra piel que se produce como resultado de las alteraciones que acumula nuestra dermis con el paso de los años que han hecho mella en diferentes etapas vitales: el acné de la adolescencia, quemaduras, el embarazo, cambios en el metabolismo, el estrés, reírse, inflamaciones cutáneas, etc.

¿Qué beneficios aporta a nuestra piel una crema antiage?

En una sociedad actual como la nuestra en la que se impone un determinado canon de belleza que se asemeja con la "perfección", se ha vuelto prácticamente imprescindible recurrir a cremas antiage a una edad muy temprana. Sus fórmulas no son mágicas, es decir, su efectividad dependerá de los ingredientes activos que compongan la fórmula, el tipo de piel de la persona y múltiples factores externos (4, 12).

Lo esencial de cualquier tratamiento o crema para combatir los signos de la edad es que hidrate la piel de la cara en profundidad y que aporte un plus de elasticidad y firmeza.

Esto es así porque en nuestra piel poseemos ciertas sustancias que permiten que el agua se retenga y, de este modo, se mantenga hidratada.

Sin embargo, con la edad se pierde esta capacidad de retención de agua en nuestra piel y se produce una falta de hidratación, lo que provoca que se intensifiquen los signos de la edad. Aquí entra en juego la crema antiage, que fomenta la hidratación de nuestra piel y actúa contra las arrugas, principalmente, aportando elasticidad y firmeza a la piel.

Cada crema antiage cuenta con una fórmula diferente a base de ingredientes que te harán lucir una piel más radiante, elástica, lisa e hidratada. (Fuente: Photosforyou: 4361044/ Pixabay.com)

¿Cuáles son los principales componentes de una crema antiage?

Es esencial conocer los ingredientes que componen la fórmula de nuestra crema antiage. Los principales componentes encargados de revertir el proceso de envejecimiento de la piel son cuatro en total: el retinol, el ácido hialurónico, los alfa hidroxiácidos y la vitamina C.

A continuación, te presentamos en la siguiente tabla las propiedades de estos cuatro componentes principales:

Componente Propiedades
Retinol Es el principal personaje de los ingredientes antiaging, renueva las células epidérmicas, consigue un efecto microexfoliación y regenera las capas más profundas de la dermis. Mejora la hidratación, luminosidad, la textura, el tono y la homogeneidad de la piel
Ácido hialurónico Hidrata y rellena las arrugas, así como otros daños de la piel, y aporta densidad y mejora la rigidez de la piel
Alfa hidroxiácidos Impiden el exceso de síntesis de melanina, favorecen la regeneración de la epidermis, aportan luminosidad y tono a la piel y mejoran el aspecto de las cicatrices y la textura de la piel
Vitamina C Al frenar también la síntesis de la melanina y estimular la creación de colágeno y ácido hialurónico, no solo consigue que la piel esté más hidratada, sino que consigue una piel más luminosa y reduce la aparición de manchas

¿Cómo se debe aplicar una crema antiage?

Para aplicar una crema antiage y que penetre correctamente en la piel deberemos retirar una pequeña cantidad sobre nuestra mano. Con un dedo, la repartimos por nuestra cara (zona T

[frente, nariz y barbilla] y pómulos) y cuello. Con las manos, realizamos un pequeño masaje por toda la zona realizando movimientos circulares.

De esta manera conseguimos que la crema se reparta de manera homogénea por la cara y el cuello y que la epidermis la absorba completamente, logrando así una correcta hidratación y potenciando los efectos antiage de nuestro producto.

Los expertos recomiendan aplicar la crema antiage en movimientos circulares por el rostro y el cuello. (Fuente: AdoreBeautyNZ: 4713579/ Pixabay.com)

¿Cuándo se debe de utilizar la crema antiage?

Por culpa de algunos anuncios publicitarios tendemos a pensar que los tratamientos y cremas antiage se deben de usar en edad avanzada. Pero nada más lejos de la realidad, pues por lo general se recomienda comenzar a utilizarlos a partir de los 25 años, pues es la edad en la que empiezan a notarse los primeros signos en nuestra piel (1).

Aunque a mucha gente le da respeto recurrir a tratamientos antiage a una edad temprana, lo cual no está clínicamente demostrado, nunca está de más proteger a nuestra piel de factores externos. La prevención siempre es recomendable, aunque en un determinado momento no sea precisa, porque sí es esencial para retrasar la aparición de los primeros signos de la edad y paliar los daños actuales.

Adriana Juanes,Dermatóloga del Instituto Médico Láser
"En general los tratamientos antiedad se recomiendan a partir de los 25 años, ya que es a esa edad cuando se empiezan a manifestar los primeros signos en la piel."

¿Es lo mismo una crema que un sérum antiage?

Seguro que cuando has visitado cualquier tienda o has buscado en Internet cualquier tratamiento antiage siempre te has encontrado en esta situación: ¿sérum o crema? Y es que estos dos productos pueden estar destinados al mismo fin, pero su composición y textura no son idénticos.

Comencemos por establecer las diferencias entre ambos conceptos:

  • Sérum: es un fluido tipo gel de rápida absorción, no graso, que sirve para tratar necesidades específicas de la piel y penetra en las capas más profundas de la dermis. Su poder de concentración de principios activos es mayor que el de la crema y, por ello, se vende en pequeños frascos o monodosis, ya que no es necesaria tanta cantidad de producto.
  • Crema: es un ungüento resultado de la combinación de diferentes ingredientes más o menos líquidos que consigue una correcta hidratación de la piel y puede cubrir otras carencias de la dermis, dependiendo de la concentración de principios activos que posea. Es más denso que el sérum y se absorbe más lentamente, sin llegar a penetrar tanto en la piel.

De acuerdo a los expertos, el sérum es más concentrado, requiere menos cantidad de producto, penetra en las capas más profundas de la piel y se absorbe rápidamente, a diferencia de la crema. (Fuente: Kitera Dent: 6g_pz58eCJg/ Unsplash.com)

A continuación, te mostramos las principales diferencias entre ambos productos:

Sérum Crema
Fórmula Mayor concentración Menor concentración
Penetración Mayor, en la dermis Menor, en la epidermis
Textura Fluido y ligero, rápida absorción Densa, absorción más lenta
Objetivo Problemas específicos Hidratar
Aplicación Pequeñas dosis Dosis mayores
Precio Más caro, pero dura más Más barato, pero dura menos

Los sérums tienen una textura más ligera que las cremas y se absorben rápidamente. No deberían utilizarse por separado; es necesario aplicar a continuación un producto .

Utiliza una crema después para añadir hidratación y calmar la piel. — Ginger Bishop, directora internacional de Lancôme de educación en cuidados de la piel

Criterios de compra

Ahora que hemos hecho un breve repaso por el amplio mundo de las cremas antiage, es necesario acabar de acotar nuestra selección para escoger el producto óptimo para nuestra piel. Para ello, valoraremos una serie de criterios y factores que afectarán a nuestra elección, como son:

Tipo de piel

Este es un factor clave a la hora de escoger nuestra crema antiage. Aunque observemos que la fórmula y los ingredientes de la crema en cuestión nos pueden funcionar a la perfección, el producto debe de ir acorde a nuestro tipo de piel. Normalmente en el packaging suele venir una indicación sobre el tipo de piel para el que se recomienda.

Si tenemos una piel grasa, no deberíamos de utilizar una crema para pieles secas o normales. Como mínimo, deberíamos decantarnos por una dirigida a pieles mixtas, aunque lo ideal sería una específica para pieles grasas. Lo mismo ocurre al revés, no compraremos una crema para pieles grasas si nuestra piel es seca, ya que entonces el efecto estaría contraindicado (4, 11).

Debemos escoger una crema antiage acorde con nuestro tipo de piel, puesto que, por muy buena que sean la fórmula y los principios activos, no lograremos los resultados adecuados. (Fuente: Mathilde Langevin: M3LDTJqzE-o/ Unsplash.com)

Principios activos

Al igual que cualquier crema, la clave de las antiage reside en su poder de hidratación que, combinado con otros ingredientes y principios activos, favorecen todavía más la hidratación de la piel, consiguiendo rellenar las arrugas y aportar firmeza y elasticidad. Pero, además de los cuatro ingredientes básicos de los que te hemos hablado en la guía de compras, también hay otros que favorecen la apariencia de la piel (10, 12, 14):

  • Coenzima Q10: protege la piel de los daños causados por el sol y favorece la desaparición de arrugas alrededor de los ojos.
  • Péptidos: son moléculas que estimulan la producción de colágeno, mejorando la elasticidad y firmeza de la piel.
  • Extractos de té: tienen propiedades antioxidantes que combaten los signos de la edad, especialmente la aparición de arrugas. Destacan los extractos de té verde, negro y oolong.
  • Niacinamida: es un potente antioxidante que evita la pérdida de agua en la piel de rostro, favoreciendo su elasticidad.

Factor solar

A diferencia del sérum, que es capaz de penetrar mucho más en la piel, la crema se queda en la superficie, en la epidermis. Por esta razón, el sérum protege de por sí de los efectos solares, mientras que las cremas antiage no lo hacen, por lo que es imprescindible que la fórmula de tu producto contenga un mínimo de protección solar.

Debido a que el sol también afecta a la pérdida de agua de la piel de la cara y, por tanto, favorece la aparición de arrugas, será necesario que el factor de protección solar sea mayor en pieles maduras que en pieles jóvenes. Así, una persona mayor debería de usar un SPF 30, mientras que una persona de 30 años se puede conformar con un SPF 15 (7, 8).

Al contrario que el sérum, la crema no penetra tanto en la piel, por lo que se recomienda que en su composición incluya SPF 15 como mínimo. (Fuente: Joel Mott: lVRD9JYme6s/ Unsplash.com)

Alérgenos

Este es un aspecto muy a tener en cuenta para todas aquellas personas que sufran algún tipo de alergia o tengan cualquier problema dermatológico (piel atópica, dermatitis) Si no tienes ningún problema y nunca has tenido contraindicaciones con algún fármaco o producto facial este punto no será tan importante para ti.

Pero, si precisas de productos hipoalergénicos o tienes alguna necesidad específica, consulta correctamente el envase de la crema antiage que te interesa o infórmate previamente en Internet, no te esperes a comprobar directamente si el producto te puede ir bien o mal, ya que alguno de los ingredientes te puede causar una reacción (13).

Edad

Este es el factor determinante de cualquier usuaria de cremas antiage. Este producto está destinado al cuidado de nuestra piel y, por tanto, como es un tema de salud no debemos de jugar con él.

No caigamos en el error de pensar que si tenemos 30 años y utilizamos un producto indicado para pieles maduras, este va a tener a largo plazo un efecto mucho mejor, ya que lamentablemente no es así.

Las cremas antiage se fabrican para diferentes consumidores de diferentes rangos de edad porque su fórmula no es la misma (2, 3, 6, 9).

Es decir, una piel madura tiene mucho más desgaste y precisa de unas necesidades específicas que una piel joven no, por lo que sus ingredientes serán diferentes y más agresivos.

Utilizar una crema para pieles maduras en una piel joven de unos 25 o 30 años puede acabar causando más problemas en vez de prevenir, por lo que no se recomienda bajo ningún concepto utilizar cremas que no sean para nuestro rango de edad.

Bajo ningún concepto usaremos una crema antiage que no sea para nuestra edad, ya que las pieles maduras no son como las pieles más jóvenes y tienen otras necesidades específicas. (Fuente: BBH Singapore: bnaOoV1U6s0/ Unsplash.com)

Resumen

Sin lugar a dudas, las cremas antiage han llegado para quedarse. Y con más motivo en la época actual, en la que las redes sociales y la cosmética están a la orden del día. Cada vez nos preocupamos más por nuestra imagen y por eso incorporamos nuevos hábitos a nuestra rutina.

Entre estas rutinas, se encuentran naturalmente las de cuidado facial. Y cuando llega una cierta edad, nos preocupamos por esas imperfecciones que van saliendo poco a poco e intentamos hacer todo lo posible por mitigar los signos de la edad. Así, las cremas antiedad han pasado a ser indispensables en el aseo diario de muchas personas.

Esperamos haberte ayudado con nuestra guía y criterios de compra y que escojas la más adecuada para tu rostro. Y, ya sabes, si te ha gustado este artículo compártelo con tus círculos y déjanos un comentario, ¡te leeremos encantados!

(Fuente de la imagen destacada: Mathilde Langevin: mv2Tr1U4ptQ/ Unsplash.com)

Referencias (14)

1. Font Puig, E. El envejecimiento cutáneo y los tratamientos antiedad. Offarm. 1999;18(2):85–92.
Fuente

2. Codina A. Preparados antiedad: la cosmética frente al envejecimiento cutáneo. Offarm. 2005;24(7):60–6.
Fuente

3. Herp B. Salud y alimentación: Alimentos antiedad naturistas. Integral: Vive mejor en un mundo mejor. 2012;(390):40–5.
Fuente

4. Galdames Toro, MT. Desarrollo de productos cosméticos para el cuidado y prevención del envejecimiento masculino. 2006 [citado el 19 de enero de 2021].
Fuente

5. Causse, C. Los secretos de salud de los antioxidantes: más joven durante más tiempo. Barcelona: Hispano Europea, 2010.

6. Bänziger S, Shah T, Walzel B. Energiza tu piel para un resplandor juvenil [Internet]. Lipoid-kosmetik.com. [citado el 19 de enero de 2021].
Fuente

7. Honeyman J. Efectos de las radiaciones ultravioleta en la piel. Rev. Peru. Dermatol. 2002; 12(2).
Fuente

8. De Lama AM, Anuarbe AH, Castañeda AZ. Diseño y evaluación de una formulación fotoprotectora en Oficina de Farmacia. FarmaJournal. 2016;1(2):85–95.
Fuente

9. Perricone DN. Como prolongar la juventud. Ediciones Robinbook; 2005.

10. Pazmiño Reinoso IE. Localización del atributo más valorado de un cosmético antiedad con el método multivariante MAXDIFF. INNOVA Research Journal. 2017;2(10):61–9.
Fuente

11. Enríquez, T., Nazra, J. 100 consejos antiedad: guía de rejuvenecimiento para hombres y mujeres de cualquier edad. Barcelona: Amat Editorial, 2011.

12. Rodríguez Aracena NJ, Vélez Avecillas JL. Formulación de una crema hidratante con efecto antioxidante elaborada a base de Capsicum Annuum (pimiento rojo). Machala : Universidad Técnica de Machala; 2015.
Fuente

13. Laguna C, de la Cuadra J, Martín-González B, Zaragoza V, Martínez-Casimiro L, Alegre V. Dermatitis alérgica de contacto por cosméticos. Actas Dermosifiliogr. 2009;100(1):53–60.
Fuente

14. Tello García MS. Formulación de una crema hidratante elaborada con ingredientes orgánicos a base de sábila. Universidad Internacional SEK; 2013.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Font Puig, E. El envejecimiento cutáneo y los tratamientos antiedad. Offarm. 1999;18(2):85–92.
Ir a la fuente
Artículo científico
Codina A. Preparados antiedad: la cosmética frente al envejecimiento cutáneo. Offarm. 2005;24(7):60–6.
Ir a la fuente
Artículo científico
Herp B. Salud y alimentación: Alimentos antiedad naturistas. Integral: Vive mejor en un mundo mejor. 2012;(390):40–5.
Ir a la fuente
Artículo científico
Galdames Toro, MT. Desarrollo de productos cosméticos para el cuidado y prevención del envejecimiento masculino. 2006 [citado el 19 de enero de 2021].
Ir a la fuente
Libro
Causse, C. Los secretos de salud de los antioxidantes: más joven durante más tiempo. Barcelona: Hispano Europea, 2010.
Artículo especializado
Bänziger S, Shah T, Walzel B. Energiza tu piel para un resplandor juvenil [Internet]. Lipoid-kosmetik.com. [citado el 19 de enero de 2021].
Ir a la fuente
Artículo científico
Honeyman J. Efectos de las radiaciones ultravioleta en la piel. Rev. Peru. Dermatol. 2002; 12(2).
Ir a la fuente
Artículo especializado
De Lama AM, Anuarbe AH, Castañeda AZ. Diseño y evaluación de una formulación fotoprotectora en Oficina de Farmacia. FarmaJournal. 2016;1(2):85–95.
Ir a la fuente
Libro especializado
Perricone DN. Como prolongar la juventud. Ediciones Robinbook; 2005.
Estudio académico
Pazmiño Reinoso IE. Localización del atributo más valorado de un cosmético antiedad con el método multivariante MAXDIFF. INNOVA Research Journal. 2017;2(10):61–9.
Ir a la fuente
Libro especializado
Enríquez, T., Nazra, J. 100 consejos antiedad: guía de rejuvenecimiento para hombres y mujeres de cualquier edad. Barcelona: Amat Editorial, 2011.
Artículo académico
Rodríguez Aracena NJ, Vélez Avecillas JL. Formulación de una crema hidratante con efecto antioxidante elaborada a base de Capsicum Annuum (pimiento rojo). Machala : Universidad Técnica de Machala; 2015.
Ir a la fuente
Artículo especializado
Laguna C, de la Cuadra J, Martín-González B, Zaragoza V, Martínez-Casimiro L, Alegre V. Dermatitis alérgica de contacto por cosméticos. Actas Dermosifiliogr. 2009;100(1):53–60.
Ir a la fuente
Artículo académico
Tello García MS. Formulación de una crema hidratante elaborada con ingredientes orgánicos a base de sábila. Universidad Internacional SEK; 2013.
Ir a la fuente
Evaluaciones