Última actualización: 4 junio, 2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Artículos evaluados

30Opiniones de usuarios

Las esposas son la fantasía de muchas personas. Es habitual querer probar diferentes cosas, y estas son un objeto muy cómodo para introducir en los juegos de pareja.

Existe una gran variedad, lo que nos permite todo un mundo de posibilidades: desde esposas policiales con las que interpretar un arresto, hasta sencillas joyas que den un toque picante a nuestro look. En esta guía aprenderás todo lo que necesitas saber para encontrar las que mejor se amolden a ti.




Lo más importante

  • Para este tipo de juegos es necesaria la confianza y que todo participante esté cómodo. Principalmente habrá que prestar especial atención a la persona que esté esposada, ya que esta no podrá moverse con la misma facilidad.
  • A la hora de comprar unas esposas debemos tener en cuenta qué es lo que queremos introducir con ellas: fantasías y recreaciones con personajes, nuevas posturas, un enfoque al BDSM.
  • Una cosa que no podemos olvidar nunca son las posibles alergias a los materiales. Recuerda que el esposado va a estar en continuo contacto y durante un buen rato.

Las mejores esposas del mercado: nuestras recomendaciones

Si estás buscando unas esposas, pero no te decides, aquí tienes las más relevantes en el campo. Echa un vistazo y no te conformes con cualquiera, escoge entre las mejores.

Las mejores esposas con cadena larga

Esposas de metal con una longitud total de 66 cm. Aspecto policial, pero con una cadena más larga. Incluye dos llaves y un seguro de liberación rápida.

Perfectas para esposar con margen y no tener que estar pegado al cabecero ni hacerte daño con el respaldo de una silla. Aun así mantienen el toque policial que tanto gusta.

Las mejores esposas con gran resistencia

Esposas de seda pura y cuero de ante. Están en varios colores y con un estampado sutil floral. El cierre consta de unos lazos, también de seda.

Los materiales dan una apariencia muy sensual y elegante a estas esposas. El cierre en lazada ayuda a un mejor ajuste y, lo más importante, será más difícil que se rompan. Por otro lado, permite cualquier tamaño siendo así posible su uso para muñecas o tobillos. Además, puedes enlazarlas entre sí a la distancia que quieras o anudarlas al cabecero o donde tú quieras. Con un buen nudo tu pareja no podrá liberarse sin tu ayuda.

Las mejores esposas mullidas

Estas esposas son de color negro en cuero sintético. Tienen el interior forrado en felpa y un cierre de hebilla. Las medidas son de 5,5 cm de ancho y 32,5 cm de largo, aunque la longitud máxima para la muñeca es de 22,5 cm de perímetro. Incluyen, además, una pequeña cadena que puede engancharse con los mosquetones que trae cada una.

Son unas esposas de tacto suave y agradable. Sin embargo, tienen una apariencia resistente que mantiene el juego de dominancia. Asimismo, son muy fáciles de adaptar a cada muñeca. Y la cadena incluida permite jugar con la distancia de las manos y la posibilidad de esposar cómodamente a un mueble (como el cabecero o un tirador).

Las mejores esposas para pies y manos

Estas esposas tienen unas correas para poner bajo el colchón. Son ajustables a cualquier tipo de cama gracias a su sistema adaptable. Cada extremidad tiene su propio cierre de velcro. Y aparte permiten quitarse y ponerse con unos pequeños mosquetones.

Son unas esposas perfectas para inmovilizar a cualquier persona en cualquier colchón. Su cierre permite abrirlas con facilidad y jugar con la presión que hacen. Igualmente puedes usarlas por separado sin las correas.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las esposas

Si estás planteándote comprar unas esposas, en esta guía encontrarás todas las dudas que te puedan surgir y algunas indicaciones a las que deberías atender antes de nada.

No uses las esposas de muñecas para los tobillos si no están indicadas, podrías hacerte daño. (Fuente: Artem Labunsky: qRLtVP8DEXc/ Unsplash)

¿Qué son las esposas y su utilidad?

Entre las fantasías más comunes están la de ser esposado y la de esposar a la otra persona. Esto se debe principalmente a dos motivos:

  • Las esposas son un sistema restrictivo que une las muñecas y es muy cómodo, ya que no requiere fuerza ni unos conocimientos específicos para inmovilizar a otra persona.
  • Las sensaciones tan intensas que nos pueden llegar a dar los juegos de dominación y sumisión. Con la tranquilidad de que es un juego y puede parar cuando queramos.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las esposas?

Existen muchas maneras de atar y retener a una persona, no solo con esposas. Pero si nos centramos en estas nos encontramos con diferentes pros y contras:

Ventajas
  • Son fáciles de abrir si hay algún problema
  • No requieren conocimientos especiales para cerrarlas ni una fuerza extraordinaria
  • Dan pie a ciertos juegos de rol como de policías y detenidos
  • Son un accesorio sexy que ya tenemos asociado solo con verlo u oírlo
  •   Hay tantos tipos como queramos
Desventajas
  • Pueden incomodarte en ciertas posiciones
  • En principio solo permiten inmovilizar las extremidades

¿Qué tipos de esposas existen?

Aunque depende de las diferenciaciones que queramos hacer, una de las principales características con las que nos podemos encontrar es qué partes del cuerpo pueden inmovilizar.

  • Esposas para manos: Estas son las esposas de toda la vida. Se ponen en las muñecas y pueden ser con cadenas (más cómodas por su movilidad) o con bisagra (más restrictivas al mantener las manos más juntas).
  • Esposas tobilleras: Estas son las esposas para pies. Se pueden añadir a las anteriores para inmovilizar mejor a una persona. Son más grandes, pues no debemos intentar poner las esposas para manos en los tobillos.
  • Esposas para pies y manos: Esta es una mezcla de las dos anteriores, pero con un plus de inmovilización al estar unidas. Existen dos tipos: las de cama (sustituyen lo que serían unas esposas amarradas a unos barrotes) y aquellas que intentan mantener lo más unidas posibles todas las extremidades.
  • Esposas para pulgares: Como su nombre indica, lo que mantiene unido son los pulgares. Encontramos dos tipos: las que únicamente esposan los pulgares (menos usadas en la cama) y las que juntan manos y pulgares a la vez (son un extra a las esposas básicas).

¿Para qué sirven las barras con esposas y las esposas de agarre manual?

Las barras con esposas buscan inmovilizar las extremidades, manos o pies, sin necesidad de que estén unidos. De esta manera, no necesitamos hacer uso de la cama para que queden separadas como las de la sección anterior, pero tampoco son incompatibles con el colchón. Además, encontramos diferentes medidas de barras o, incluso, barras extensibles para que elijas la medida que mejor te vaya en cada momento.

Por otro lado nos encontramos las esposas de agarre manual. Estas pueden ser solo de manos o de manos y pies (en ocasiones de manos y muslos para repartir mejor el peso). Están pensadas para juegos de suspensión, lo que quiere decir que la persona que está esposada está sujeta al techo o alguna estructura alta como una puerta. Esto permite jugar con muchos más ángulos y, en el caso de la suspensión completa (que puede incluir o no un arnés), añadirle cierta presión a la inmovilización.

¿Esposas policiales reales o esposas de mentira?

Es muy habitual plantearse hacer uso de las esposas policiales reales porque restringen mejor y son más complicadas de abrir. No obstante, no debemos olvidar que estas esposas no están pensadas para llevarlas puestas durante mucho tiempo y pueden hacernos daño.

Evita a toda costa las esposas policiales, no están pensadas para jugar.

Lo bueno de las esposas pensadas para los juegos es que hay todo tipo de cosas, desde la apariencia hasta la comodidad. Estas, además, pueden tener cierres más o menos seguros, pero ante todo están pensadas para no sufrir queiralgia parestésica o síndrome de Wartenberg, que es una enfermedad del sistema nervioso de las manos que puede ser causada por la compresión o trauma de estas.

¿Cómo abrir esposas sin llaves?

No es raro perder las llaves de las esposas a pesar de que normalmente traen más de una para reducir las posibilidades.

Normalmente las esposas para jugar traen un seguro -ya sea una palanca o un botón- que nos permita abrirlas. No solo por si perdemos las llaves, sino también por si es necesario quitarlas con prisa en caso de hacerse daño o cualquier otro imprevisto.

De todas maneras, es posible abrir las esposas sin llaves ni seguros. Para ello necesitamos una horquilla o un clip (en esencia un alambre fino pero con cierta resistencia).

¿Qué juegos y accesorios existen para las esposas?

Lo primero que aportan las esposas es el jugo de dominación y sumisión, también conocido como bondage. A esto podemos añadirle otras prácticas del BDSM como el sadomasoquismo o juegos de rol como policías y detenidos; esto ya depende de nuestros gustos.

Por otro lado, en cuanto a los accesorios, las esposas suelen ir muy unidas de disfraces, mordazas, antifaces, cuerdas (que es otra manera de atar), látigos o floggers, fustas y paletas... Todos estos complementos dependen de preferencias y aportan distintas experiencias. No te cortes y prueba hasta encontrar lo que más vaya contigo.

Hay todo tipo de esposas: con diferentes materiales, cierres, ajustes, etc. (Fuente: Dainis Graveris: gqO_rYF8dzo/ Unsplash)

¿Qué alternativas hay a las esposas?

Si no estás seguro de si las esposas son para ti, puedes probar unas ataduras más rudimentarias primero.

  • Existen unas esposas de bridas que son más baratas y te pueden dar una primera idea de lo que es estar esposado. Sin embargo, llevarlas durante mucho tiempo puede hacerte daño. Son de un solo uso.
  • También puedes probar con las cuerdas. Lo bueno que tienen es que nos pueden proporcionar más tipos de ataduras y más bonitas, si decides aprender. Lo malo es que requiere echarle más tiempo.
  • Por último puedes hacer una atadura con un cinturón o correa. Son algo menos eficaces, pero pueden darte un primer tiento.

Criterios de compra

En esta sección te mostraremos en qué puntos debes fijarte para que encuentres las esposas que más te interesan. Comprueba en estos puntos cuáles son tus esposas ideales.

Material de las esposas

Existen esposas de muchísimos materiales y texturas. Aquí tenemos una tabla con los principales materiales según lo que busques:

Si quiero Debo comprar
Aspecto policial, que tengan un mínimo de resistencia. Y, por consiguiente, permitan más posturas (pueden hacer daño). Esposas de metal (normalmente de acero inoxidable o aleaciones de níquel)
Como las anteriores, pero con una funda de una textura más suave para evitar hacernos daño. Esposas con funda de pelo, felpa o peluche
Con el mismo aspecto que las primeras, pero más ligeras. Poca resistencia y aceptan menos juego, pero antes de hacerte daño, se parten. Esposas de aluminio
Sin el aspecto rudo. Suele haber más colores y apenas son resistentes. Esposas de plástico
Con un tacto duro pero de tela. Más cómodas y se amoldan mejor a la muñeca. Por dentro pueden ser de pelo o mantener el material exterior. Esposas de cuero (sintético o animal), velcro o neopreno
Son las más suaves y cómodas, normalmente con una apariencia también delicada y sensual. Pueden ser de encaje. Esposas de satén, algodón o seda
No hacen nada de daño. Son ligeras permitiendo así muchas posturas, con la comodidad de que no se rompen. Esposas de silicona/ japonesas
Estas esposas son las que mejor se ajustan. No pesan, suelen ser de materiales suaves y no se rompen. Además, permiten jugar con la presión. Esposas de tipo cuerda con cierre ajustable (normalmente de seda o algodón)
Estas esposas no son tan útiles. Buscan la belleza, a menudo se usan como complementos más allá de la cama. Esposas de joya

Resistencia de las esposas

Según el material pueden ser más o menos resistentes. Sin embargo, no debemos caer en las esposas tácticas como ya hemos dicho.

Si lo que quieres es inmovilizar a una persona, usa las esposas de pies y manos de los materiales más resistentes como cuero, velcro, neopreno o silicona (también las de cuerdas, pero tendrás que comprobar que el cierre que tengan también sea resistente).

Pero si lo que quieres es sentirte más seguro y saber que no vas a hacerte daño tienes dos opciones:

  • Las esposas menos resistentes como las de aluminio o plástico, de manera que se rompan antes de que ocurra ningún problema. O incluso las de tipo joya si lo único que quieres es esa sensación de esposar, pero sin necesidad de sentir la sumisión de unas esposas más resistentes.
  • Las esposas de tipo cuerda o las esposas de silicona junto a unas tijeras especiales, que puedan cortar en caso de necesidad.

A la hora de comprar unas esposas debemos tener en cuenta qué es lo que queremos introducir con ellas: fantasías y recreaciones con personajes, nuevas posturas, un enfoque al BDSM. (Fuente: Graveris: 76gFgBCIAns/ Unsplash)

Uso de las esposas

Lo primero de todo es que las esposas para bondage están pensadas para no hacer daño, pero siempre será mejor no excederse en el tiempo y comprobar regularmente que no hay ningún problema. Lo más cómodo es que vayas probando poco a poco qué es lo que te gusta y hasta dónde quieres llegar.

Si crees que tus sesiones serán más largas o te gusta probar muchas posturas, probablemente te interesen más aquellas que se amoldan mejor a las muñecas o que por lo menos no duelan al apoyarse. Para ello usa las esposas de tela: desde el algodón, seda o satén hasta las de cuero, neopreno o velcro según el tacto que más te guste. O incluso las de silicona y las de cuerdas.

Por el contrario, si lo que te gusta es lo visual, deberías optar por las de joyas o algunas de cuero que traen piedras y tachuelas. Sin olvidar las policiales, al fin y al cabo en este punto cada uno tendrá diferentes gustos.

Y si lo que quieres es atar a alguien a la cama debes tener en mente si tienes algún tipo de cabecero que permita cualquier esposa. En este caso deberías dar prioridad a aquellas que se unen por una cadena que se pueda quitar o que sea de cadena larga, ya que es más cómodo para este uso.

Pero si no tienes algo a lo que atar, tus aliados serán las barras de esposas, las esposas de pies y manos. O incluso las esposas de agarre manual si puedes permitirte anclarlas al techo o a una puerta.

Cierre de las esposas

Cada tipo suele tener un cierre diferente. Por ejemplo, cuando hablábamos de abrir esposas sin llave solo nos valía para las de apariencia policial.

Entre todos los tipos elige el que mejor te venga:

Tipo de esposas Tipo de cierre
Policiales con o sin funda Son las esposas con cerradura y llaves. Suelen ser las de metal, aluminio y plástico.
Cuero y neopreno Se cierran con una hebilla o, en algunos casos, con un candado.
Velcro Cierran con este mismo material del que están hechas.
Satén, algodón y seda Normalmente se cierran con un lazo o nudo que puedes hacer tú mismo. Aunque también existen esposas de estos materiales con cierre en hebilla.
Silicona/ japonesas No suelen tener ningún cierre. Están pensadas para meter la mano con un poco de esfuerzo, siendo de un tamaño específico para tus muñecas.
De cuerda Llevan un cierre de plástico o metal con el que ajustarlas al milímetro.
Joya Al igual que ocurre con las pulseras, suelen tener una cadena que permite unos centímetros de variación.

Tamaño de las esposas

Casi todas se pueden ajustar a las medidas estándar de muñecas. Si te inquieta que tus manos o muñecas sean especialmente grandes o pequeñas, algunas marcas traen tamaños. Sin embargo, suelen adaptarse a la mayoría sin problemas gracias a un sistema de dientes o con hebillas.

Aun así, algunos tipos como las esposas de silicona o japonesas, sí requieren que te fijes en la talla. Lo habitual es que haya una talla grande para hombres y otra pequeña para mujeres. Pero no te preocupes porque son algo elásticas, aunque si tu muñeca mide más de 16 cm puede que necesites las grandes. Todo dependerá de la marca.

Resumen

Tanto si te gusta la idea de inmovilizar o ser inmovilizado en la cama como dominar o ser dominado, las esposas son una de las mejores opciones que existen. Añade juegos que te apetezcan, prueba diferentes posiciones, averigua qué es lo que más te gusta.

Hay una gran variedad en el mercado que hemos intentado mostrarte según el uso que les quieras dar y tus preferencias. Ahora decide qué es lo que va contigo y qué te puede funcionar mejor. Lánzate y no dudes en disfrutar en todo tu esplendor.

(Fuente de la imagen destacada: Labunsky: whsB1P4Kblc/ Unsplash)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones