Puede que ya hayas oído hablar de ellas o puede que no. En cualquier caso, hace ya unos meses que las mascarillas LED están en boca de todos. Esta máscara luminosa está revolucionando a las famosas: las hermanas Kardashian o Jessica Alba ya la han probado y la cantante mexicana Thalía incluso ha compartido en su cuenta de Instagram un vídeo usándola.

Aunque su aspecto pueda resultar estrafalario cuando menos, te recomendamos que no te dejes llevar por la primera impresión. La tecnología LED ha sido utilizada por los astronautas de la NASA para curar y cerrar heridas desde los años setenta, y ahora podemos disfrutar de sus efectos desde casa. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre las mascarillas del momento.

Lo más importante

  • Las mascarillas LED ofrecen un tratamiento de cromoterapia y fototerapia que se adecúa a las necesidades y problemas de cada tipo de piel.
  • Aunque su aspecto y sus efectos lumínicos pueden llevarnos a dudar de sus resultados, está probado científicamente que funcionan en el tratamiento del acné, del envejecimiento cutáneo o de la pérdida de luminosidad.
  • Son totalmente inocuas, no tienen efectos secundarios y no calientan la piel. Su uso es del todo indoloro y la luz que emiten no tiene nada que ver con los dañinos rayos UV.

Ranking: Las mejores mascarillas LED del mercado

Como entendemos que esta novedosa terapia facial puede tenerte un poco perdida, y es posible que no sepas ni por dónde empezar a buscar una mascarilla LED para tu rostro, hemos seleccionado varias opciones para ti. Incluimos además un análisis comparativo de todas ellas que esperamos que te ayude a seleccionar la mascarilla de fototerapia perfecta para ti.

Puesto nº 1: NBD

Esta máscara LED nos parece la más completa de todas las que hemos analizado. Por un lado, ofrece siete colores distintos que tratan distintos problemas de la piel ―más adelante hablaremos de los efectos de cada color―, pero además cuenta con un accesorio para el cuello, de modo que esta parte del cuerpo, tan olvidada siempre, no quedará sin tratamiento.

En la caja incluye un mando a distancia para que puedas controlar sus programas sin tener que quitarte la mascarilla. No se recomienda utilizarla más de tres veces por semana y cada uno de estos usos no debería superar los 20 minutos. Asimismo, el fabricante recomienda empezar con los niveles de potencia más bajos e ir subiendo a medida que la piel se acostumbre.

Puesto nº 2: Silaite

La mascarilla LED de Silaite ofrece fototerapia con siete colores distintos que podrás ir alternando dependiendo del momento o de las necesidades de tu piel. Este producto tiene un número de usos ilimitado y puede ser empleado por varias personas sin comprometer la higiene, así que ten por seguro que amortizarás su precio muy rápido.

En la caja incluye un control remoto para que puedas controlar el color, el tiempo y la intensidad del tratamiento. El peso supera ligeramente el kg y tiene 2 años de garantía. Los únicos inconvenientes que podemos ponerle es que el manual no ha sido traducido al castellano y que no incluye un accesorio para el cuello, cuya piel también agradecería este tipo de cuidados.

Puesto nº 3: Foreo UFO

Este producto no es exactamente una mascarilla facial, pero hemos decidido incluirlo porque sus funcionamiento y sus efectos son muy similares. Combina luz LED, crioterapia, termoterapia y pulsaciones sónicas para así tratar distintos problemas que pueden darse en la piel del rostro. No tiene mando a distancia, pero puede controlarse con una app para el móvil.

Destacaríamos que, al no tener forma de máscara, puede utilizarse en otras zonas del cuerpo, como el escote. Además, tiene un tiempo de actuación mucho menor que otros productos similares: solo 90 segundos. Lo malo es que para funcionar requiere la compra de mascarillas de un solo uso de la misma marca, así que resulta, en conjunto, más caro que otras opciones.

Puesto nº 4: BOWKA

La mascarilla LED de BOWKA combina siete colores de luz para tratar diversos problemas de la piel y para mantenerla luminosa y radiante. Según la propia marca, es capaz de reducir las arrugas, mejorar el aspecto de la piel grasa, reducir el tamaño de los poros y atenuar las manchas de la piel provocadas por el daño del sol.

En la caja incluye la máscara LED, un mando a distancia para que puedas controlarla sin tener que quitártela, un cable de alimentación y un manual de usuario. Uno de los problemas de esta mascarilla es que, de nuevo, se han olvidado del tratamiento del cuello: no incluye un accesorio que también trate esta parte del cuerpo.

Puesto nº 5: Neutrogena

Uno de los usos más habituales de las mascarillas LED es, precisamente, el de combatir el acné. Este producto de Neutrogena combina luces LED azules ―que combaten las bacterias que provocan el acné― y rojas ―que tratan la inflamación― para así luchar contra el acné juvenil y adulto. Para que sea efectiva, tendrás que usarla una vez al día.

Una de las desventajas de esta máscara es que su número de usos está limitado a 30, de 10 minutos cada uno. Según la marca, para poder ver resultados es necesario utilizarla durante 12 semanas, lo cual implica que necesitarás dos cargadores más aparte del que viene con la mascarilla. Las opiniones sobre su efectividad son, en general, positivas.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las mascarillas LED

Las mascarillas LED son un producto tan novedoso que hasta hace poco apenas sabíamos nada sobre ellas. Es cierto que se usaban en contextos médicos y en clínicas profesionales, pero las personas de a pie permanecían ajenas a sus efectos, ¡e incluso a su existencia! En este apartado vamos a tratar de resolver las dudas más habituales sobre los tratamientos LED.

Modelo de rostro

La mayoría de los usuarios notan resultados tras 4 o 6 semanas de uso, pero también hay quien indica haber notado una mejoría tras 1 o 3 semanas. (Fuente: Dolgachov: 20610908/ 123rf.com)

¿Qué es una mascarilla LED y cómo funciona?

Las máscaras LED ofrecen un tratamiento de fototerapia y cromoterapia ―es decir, con luces y colores― que no resulta agresivo ni invasivo, que puedes aplicarte en tu propia casa, que no tiene efectos secundarios ―no calienta la piel y no la irrita― y que puede usar cualquier persona. Las mascarillas LED pueden usarse para:

  • Rejuvenecer la piel y darle un aspecto saludable
  • Atenuar los signos de la edad, como líneas de expresión y pequeñas arrugas
  • Tratar los daños producidos por los rayos UV
  • Combatir el acné juvenil y adulto
  • Paliar la inflamación relacionada con psoriasis, rosácea o eczema
  • Estimular la producción de colágeno

¿Quién puede usar una mascarilla LED?

Como ya señalamos anteriormente, prácticamente todo el mundo puede usar una máscara LED. Dado que cada color se usa para tratar un problema determinado, hay un tratamiento con luz LED para cada persona. Pueden usarla tanto personas muy jóvenes como mayores, y verán resultados positivos tanto personas aquejadas de acné como con líneas de expresión, por ejemplo.

Por otro lado, no es recomendable para niños, para personas que estén sometiéndose a un tratamiento fotosensible ―como el que se aplica para el tratamiento de tiroides―, personas que sufran epilepsia, pacientes oncológicos o cuando hay consumo de esteroides o cortisona. Hay discrepancias sobre si pueden usarse o no durante embarazo y la lactancia.

Ventajas
  • No tiene riesgos y ofrece mejoras en todo tipo de pieles
  • A diferencia de otros tratamientos, también puede usarse en verano
  • Son fáciles de usar y de transportar
  • Puedes combinarlas con otros tratamientos de belleza
Desventajas
  • Pueden resultar pesadas y molestas al principio
  • Contraindicada para algunas personas
  • Hay máscaras que tienen usos limitados

¿Para qué sirve cada color?

Como ya te hemos adelantado, las mascarillas LED tienen luz de distintos colores: hay algunas que únicamente ofrecen luz de un color, otras de dos y otras incluso de siete distintos. El uso de distintos colores en el tratamiento no tiene una función meramente estética, sino que cada color de la luz está indicado para un problema concreto de la piel.

Colores Función
Azul Los rayos de luz azul actúan sobre las bacterias que provocan el acné y reducen el tamaño de los poros. Lo positivo de esta terapia es que no provoca sequedad en la piel.
Rojo La luz roja estimula la producción de colágeno al favorecer la circulación del rostro. Penetra entre 8 y 10 mm en la piel. También puede atenuar las líneas de expresión.
Verde El modo de luz verde sirve para equilibrar las condiciones de la piel y aliviar los efectos del estrés, por ejemplo. Mejora la suavidad del rostro y lo ilumina.
Amarillo Los rayos amarillos estimulan la circulación del oxígeno por las células de la piel, lo cual la hace más resistente a los agentes externos.
Morado En el tratamiento con luz morada actúan al mismo tiempo los LED rojos y azules. Este tipo de luz se utiliza especialmente para tratar las marcas dejadas por el acné.
Cian La luz cian favorece la energía y el metabolismo celular. También ayuda en la creación de colágeno y atenúa las manchas provocadas por el sol.
Blanco El modo de luz blanca o sin color se emplea para acelerar el metabolismo, dado que penetra en la piel más que lo otros. Es el tratamiento que se usa en pieles que sufren flacidez.

¿Con qué frecuencia hay que usarlas?

La frecuencia con la que puedes usar una máscara de este tipo depende de distintos factores, como el tratamiento que estés siguiendo o el estado previo de tu piel. Normalmente, no se recomienda usar la mascarilla LED más de una vez o dos por semana, no tanto porque sea perjudicial, sino porque su efecto no se vería aumentado.

No obstante, hay casos, como el del tratamiento del acné con luz azul y luz roja, en que la máscara debe usarse cada día de forma constante durante varias semanas para poder obtener resultados visibles. En cualquier caso, nuestra recomendación es que, ante la duda, consultes con un especialista o con la casa fabricante de tu mascarilla.

Mujer rostro antes y después

Depende de cada persona y de cada problema. Hay a quien las mascarillas LED le funcionan muy rápido y también hay quien tiene que tener más paciencia. (Fuente: Михаил Белый: 61842734/ 123rf.com)

¿Cuánto tiempo tiene que pasar para notar resultados?

Depende de cada persona y de cada problema. Hay a quien las mascarillas LED le funcionan muy rápido y también hay quien tiene que tener más paciencia. Entre los factores que influyen están hábitos como la dieta, el consumo de alcohol o el tabaco; pero también hay que tener en cuenta la edad y el estado previo de la piel, por supuesto.

La mayoría de los usuarios notan resultados tras 4 o 6 semanas de uso, pero también hay quien indica haber notado una mejoría tras 1 o 3 semanas. Asimismo, hay casos de personas que tardan entre 9 y 11 semanas en percibir mejoras.

foco

En cualquier caso, recuerda que las máscaras LED son efectivas, así que si efecto es únicamente una cuestión de tiempo.

¿Las mascarillas LED domésticas funcionan?

Aunque cueste creerlo, sí. Es normal que su aspecto, más propio de una película de ciencia ficción que de un tratamiento estético «serio», pueda echarte para atrás. Pero la fototerapia con LED es una técnica que lleva décadas utilizándose con resultados positivos, especialmente las luces de color rojo y azul en el tratamiento del acné.

Hasta hace poco, su eficacia únicamente estaba probada en el tratamiento del acné, pero recientemente se ha confirmado que los distintos LED pueden regular la producción de melanina, atenuar manchas del rostro, aportar firmeza o estimular el drenaje linfático, entre otros efectos positivos sobre la piel, según Ángeles López Marín, directora del Centro Médico Rusiñol.

Michael R. HamblinDermatólogo

«Las lámparas LED se utilizan, para reducir el dolor y la inflamación, acelerar la reparación de tejidos, regenerar tegumentos y nervios, y prevenir el daño tisular».

¿Son efectivas las mascarillas LED para el tratamiento del acné?

Por supuesto. De hecho, como ya te hemos adelantado, la efectividad de las mascarillas LED en el tratamiento del acné juvenil y adulto fue la primera en demostrarse y hoy en día es uno de los principales usos que se da a este tipo de mascarillas, tanto a nivel doméstico como en centros profesionales.

Normalmente, se combinan dos tipos de luces: azules y rojas. Las azules acaban con las bacterias que se encuentran en el interior de las glándulas sebáceas y que provocan son las que provocan el acné. Las rojas, por su parte, reducen la inflamación y el dolor provocados por las erupciones y los brotes.

¿Hay alguna diferencia entre los tratamientos LED domésticos y los que realizan en clínicas?

Las mascarillas LED de uso doméstico son menos potentes que las que se utilizan en centros profesionales de estética, así que tienen un menor impacto en la piel. No obstante, esto no quiere decir que no funcionen. La principal diferencia recae en su modo de uso: una mascarilla LED doméstica puede usarse varios días por semana ―o incluso todos los días―.

Un tratamiento LED profesional, en cambio, se va desarrollando durante varias semanas y puede repetirse, dependiendo del caso, una vez al año. Mientras tanto, puedes mantener los resultados mediante el uso de una mascarilla doméstica. Además, las máscaras LED para usar en casa resultan más económicas y su precio se amortiza rápidamente.

Mujer posando

Las máscaras LED ofrecen un tratamiento de fototerapia y cromoterapia es decir, con luces y colores que no resulta agresivo ni invasivo, que puedes aplicarte en tu propia casa. (Fuente: Dolgachov: 51847052/ 123rf.com)

¿Hay que tener algo en cuenta antes y después de usar las mascarillas LED?

Aunque las mascarillas LED son inocuas y no tienen efectos secundarios, hay que tener en cuenta varias cuestiones para potenciar su efecto. Antes de usarlas, debes tener el rostro completamente limpio, así que te recomendamos una limpieza profunda de la piel: agua micelar, jabón o leche limpiadora y un tónico que deje tu piel a punto para aprovechar el tratamiento.

Después de utilizarlas no es necesario que tengas ningún cuidado especial. En todo caso, nuestro consejo es que te apliques tu crema hidratante habitual y un protector solar en caso de que vayas a salir al aire libre. Recuerda que las máscaras LED no son dolorosas, no provocan hipersensibilidad en la piel y no tienen nada que ver con los rayos UV.

Criterios de compra

Hasta hace unos meses, el uso de este producto era bastante infrecuente, así que entendemos que puedas sentirte bastante perdida y no sepas ni por dónde empezar a buscar la tuya. Hay distintos y cada una se adapta a unas necesidades concretas. No te preocupes más, porque nosotros te vamos a hacer un resumen de lo más importante que debes considerar antes de comprar una:

  • Forma
  • Colores de los LED
  • Fuente de alimentación
  • Peso y diseño
  • Marca y estándares de calidad

Forma

Como ya te hemos ido adelantando a lo largo de esta guía, las mascarillas LED se presentan con distintas formas. Aunque la más típica es la que se asemeja a una «careta» blanca que cubre todo el rostro, también hay otros modelos que son simplemente un disco que se puede ir moviendo sobre la cara o incluso un stick que aplica luz directa sobre la zona a tratar.

Debes ser tú quien valore qué opción va a resultarte más práctica. Las de tamaño más reducido, como la de Foreo, por ejemplo, son más portátiles y pesan menos, pero no actúan sobre toda la piel del rostro al mismo tiempo. Eso sí, si te decides por una máscara completa, acuérdate de que hay opciones que también incluyen un accesorio para el cuello, ¡y te vendrá bien!

foco

¿Sabías que beber agua es parte fundamental para el cuidado de nuestra piel? Con sólo un poco de deshidratación tu cuerpo deja de funcionar de manera correcta. Cuando estás deshidratado tu piel empieza a degenerarse, lo que hace que se vea seca y sin brillo.

Colores de los LED

A estas alturas ya tienes presente que los distintos colores se usan para tratar distintos problemas de la piel. Hay mascarillas que ofrecen hasta siete colores distintos y otras que se centran en uno, dos o tres. Por ejemplo, la mascarilla de Neutrogena de la que te hemos hablado anteriormente solo ofrece dos colores porque sirve únicamente para tratar el acné.

Antes de adquirir una máscara LED, párate a pensar cuál es tu problema y qué resultados esperas obtener. No porque un producto te ofrezca todo el espectro de colores va a ser necesariamente de mejor calidad, así que te recomendamos que seas práctica y que elijas la mascarilla que mejores prestaciones te ofrezca en función de lo que tú esperas de ella.

Fuente de alimentación

Puede que la cuestión de la fuente de alimentación te parezca una tontería, pero dependiendo del uso que pretendas darle a tu mascarilla LED, será un criterio determinante, ¡créenos! Básicamente, hay dos opciones: hay máscaras que deben estar conectadas a la corriente mientras que usan y otras que tienen una batería que puede cargarse.

Conectadas a la corriente Con batería
Precio Precio más bajo. El precio se ve incrementado.
Batería Nunca se quedan sin batería. Puedes quedarte sin batería.
Usos Usos ilimitados. A veces tienen usos limitados.

Peso y diseño

En caso de que estés pensando que te vamos a hablar de portabilidad, ¡estás equivocada! Si mencionamos el peso y el diseño de las mascarillas es porque sabemos que pueden llegar a ser un problema a la hora de usarlas, especialmente si eres de esas personas que se agobian fácilmente al cubrirse el rostro.

En las redes pueden encontrarse comentarios y reseñas que se quejan del peso de determinadas mascarillas o de diseños demasiado envolventes que oprimen el rostro al poco rato de estar usándolas. Antes de adquirir una, infórmate sobre su peso y lee reseñas de otras usuarias al respecto. Comprar una máscara LED para después no poder usarla sería tirar el dinero.

Mujer viendo de frente

Las mascarillas LED tienen luz de distintos colores: hay algunas que únicamente ofrecen luz de un color, otras de dos y otras incluso de siete distintos. (Fuente Irina Ryabushkina: 110095595/ 123rf.com)

Marca y estándares de calidad

En el mercado hay muchas marcas que están comercializando este tipo de dispositivos y además muchas de ellas son prácticamente desconocidas. Por supuesto, el hecho de que una marca sea desconocida no implica que sus productos sean de mala calidad. No obstante, sí que te instamos a que te informes sobre la reputación del fabricante antes de adquirir una mascarilla LED.

Todos los modelos que te hemos presentado en esta comparativa cumplen con estándares de calidad y son totalmente seguros, pero no siempre es así. Nuestro consejo es que te informes acerca de los controles que ha pasado una mascarilla LED antes de comprarla. Es mejor que adquieras este tipo de productos en tiendas fiables y que ofrezcan un buen servicio al consumidor.

Resumen

Esperamos que después de leer nuestra guía te haya quedado un poco más claro lo que son las mascarillas LED y para qué se usan. Aunque su peculiar aspecto nos pueda hacer dudar, tienen una eficacia probada y pueden ser usadas por prácticamente cualquier persona sin efectos secundarios, de forma inocua y sin dolor.

La cromoterapia y fototerapia LED son especialmente recomendables para aquellas personas que no pueden usar otro tipo de tratamientos más agresivos ―por tener una piel especialmente sensible o por estar tomando medicamentos incompatibles con estos, por ejemplo― y que aún así quieren mejorar el aspecto de su rostro.

Y tú, ¿vas a seguir los pasos de las hermanas Kardashian y te animas a probarlas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Si te ha resultado útil nuestra guía, ¿por qué no la compartes en tus redes sociales?

(Fuente de la imagen destacada: Puhhha: 48892712/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
56 Voto(s), Promedio: 4,02 de 5
Cargando…