Los primer, también conocidos como prebases o bases, han revolucionado el mundo del maquillaje. Y lo han hecho para bien, ya que gracias a su utilización podemos darle a nuestra piel un aspecto de porcelana y perfección en pocos minutos. Pero hay algo más, también mejoran los resultados de nuestro maquillaje.

Por estos motivos y por muchos otros, los primer se han convertido en un básico fundamental en nuestra rutina de maquillaje. El problema es que, muchas veces, no sabemos cómo utilizarlos o cómo elegir el que más nos conviene. Pues bien, con esta guía tan completa la indecisión ya no será un problema.

Lo más importante

  • El primer o prebase es un producto diseñado para preparar la piel antes de aplicar el resto de productos de maquillaje. Entre otros beneficios, el primer reduce la visibilidad de los poros y las arrugas, suaviza la piel y esconde cualquier imperfección.
  • El uso del primer también es esencial para conseguir una mayor duración del maquillaje que aplicamos encima, ya que ayuda a que se adhiera mejor. Existen tipos de primer para todos los gustos. Los encontrarás en forma de gel, líquidos, en mousse o crema.
  • El uso de este producto es muy común entre los maquilladores profesionales, con el fin de obtener un maquillaje con acabado perfecto. Para elegir tu primer ideal fíjate en factores como tu tipo y tono de piel, tus necesidades y la calidad del producto.

Los mejores primer del mercado: nuestros favoritos

Los primer se están convirtiendo en un imprescindible a la hora de maquillarnos. Este motivo ha movido a las marcas a unirse a esta revolución y a crear prebases para todas las pieles y los gustos. Hay muchos donde elegir. Por eso, hemos preparado para ti una selección de los 3 mejores primer del mercado.

El mejor primer de larga duración

El primer de la gama Infalible de L’Oréal Paris prepara la piel para la posterior aplicación del maquillaje. Con tan solo una pequeña cantidad del producto, esta prebase alisa tu piel y elimina cualquier rastro de imperfección. Además, su uso asegura la adhesión del maquillaje y alarga su duración.

La nueva fórmula de este primer contiene polímeros suavizantes. Este ingrediente alisa la piel, borra las imperfecciones y rellena los poros, dejando la piel preparada para maquillarla. Existen ocho tonos diferentes para que elijas el que más se adapte al tono de tu piel y consigas un resultado natural.

El mejor primer con protección solar

Un primer de larga duración que matifica la piel y la deja suave y preparada para el maquillaje. Elaborada con microcorrectores encargados de controlar el exceso de grasa, la creación de sebo y favorecer el equilibrio en tu piel. Su efecto de larga duración mantiene el maquillaje perfecto todo el día.

Además, esta prebase contiene protección solar SPF20, por lo que también ayuda a cuidar tu piel contra el envejecimiento provocado por los rayos UV. Es ideal para todo tipo de pieles y muy fácil de aplicar. Puedes hacerlo simplemente con las yemas de los dedos o con ayuda de una brocha de maquillaje.

El mejor primer antiedad con ácido hialurónico

La gama más profesional de Nivea ofrece un primer que combina el efecto alisador y reparador de la piel con el efecto antiedad. Esta prebase contiene ácido hialurónico, un compuesto específico antiedad que previene la aparición de arrugas y líneas de expresión. El equilibrio perfecto entre cubrir y prevenir.

Gracias a la textura ligera de este primer, se obtiene como resultado una piel sin imperfecciones y con un aspecto más joven. Se elabora con pigmentos de color extrafinos que se adaptan a la piel y está disponible en diferentes tonos para conseguir al instante un aspecto natural sin efecto máscara.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los primer

La verdad es que nos encanta lucir un maquillaje siempre perfecto. Pero, para ello, no basta únicamente con tener los mejores productos. También hay que saber utilizarlos. Para que sepas cómo hacerlo, a continuación encontrarás la respuesta a las preguntas más frecuentes sobre los primer o prebases.

Una maquilladora profesional maquillando a una clienta

Los primer suelen diferenciarse por un ingrediente principal: el agua, el aceite o la silicona. (Fuente: Andor Bujdoso: 96007617/ 123rf.com)

¿Qué es un primer y qué ventajas tiene su uso?

Un primer o prebase es un producto de maquillaje diseñado para preparar la piel antes de maquillarla. Existen primer de muchos tipos y se adaptan a cada piel. Son muy fáciles de utilizar y aportan grandes beneficios, tanto para la piel como para los resultados que del maquillaje que se aplica encima.

Que estos productos se hayan convertido en la nueva revolución en maquillaje no es casualidad. Entre las principales ventajas que tiene el uso diario del primer podemos mencionar la preparación del cutis, la eliminación de manchas, el aumento de la duración del maquillaje o la mejora de sus resultados.

¿Qué tipos de primer existen?

El aumento del uso de primer como elemento esencial de la rutina de maquillaje ha provocado que las marcas saquen productos cada vez más especializados. Podrás encontrar muchos tipos de primer. ¿Lo bueno de esta variedad? Que se adaptan a tu piel y a tus necesidades. Estos son los principales tipos:

  • Matificador: ideal para pieles grasas. Estas prebases controlan la producción de sebo de la piel y la mantienen fresca y sin brillos.
  • De larga duración: perfecto si lo que necesitas es que tu maquillaje dure más tiempo y no aparezca ese efecto “derretido” con el paso del tiempo.
  • Para corregir el color: nos referimos a las pequeñas manchitas que aparecen en la piel. Con este tipo de prebases podrás decirles adiós al instante.
  • Iluminadores: la mejor opción para sacar partido a las pieles secas o apagadas. Además, estos primer se pueden utilizar por sí solos, sin aplicar base encima.
  • Para minimizar los poros: estas prebases se encargan de rellenar los poros visibles en tu piel para que, al aplicar el maquillaje, se vea uniforme.
  • Hidratante: otro esencial para las pieles secas, ya que, además de alisar y preparar la piel, añaden un extra de hidratación.

Hay muchos para elegir. Recuerda que no tienes porqué elegir solamente uno. Puedes utilizar varios y mezclarlos hasta crear la combinación perfecta para ti. No te preocupes, solo es cuestión de ir probando hasta dar con aquello que nos viene bien. Cuando lo consigas, disfrutarás de los resultados.

¿Cómo elegir el primer más adecuado para mi piel?

Como siempre que vamos a elegir un producto cosmético, para encontrar nuestro primer ideal será necesario que tengamos en cuenta nuestro tipo de piel. Por un lado, habrá que detectar si tenemos una piel seca, grasa, delicada o madura, para así elegir un primer que, además, cuide nuestra piel como se merece.

Pero no solo es importante el tipo de piel. También es importante prestar atención a las necesidades que esta nos reclama. Es decir, qué es lo que queremos «borrar» con el uso del primer. Puede ser, por ejemplo, alguna cicatriz, los poros, las arrugas o los signos de expresión. Lo fundamental es saberlo.

Tipo de piel Primer ideal
Piel seca Prebase con propiedades hidratantes
Piel mixta o grasa Prebase matificante
Piel sensible Prebase con protección solar
Piel madura Prebase alisadora con efecto antiedad
Piel con cicatrices o poros muy marcados Prebase líquida

¿Cuál es la mejor manera de aplicar el primer?

Aplicar el primer es muy sencillo. Pero, para conseguir unos resultados perfectos, será imprescindible que sigas todos los pasos cuidadosamente. Lo primero es la limpieza. Para que la prebase se adhiera bien a la piel, es muy importante que esté limpia. Puedes aplicar también una crema hidratante como punto final de la rutina de limpieza.

Una vez que tenemos la piel preparada, se aplica el primer. Normalmente, una pequeña cantidad de producto es suficiente. No utilices demasiada cantidad, ya que puede resultar contraproducente y quedar con efecto máscara. Puedes ayudarte de una esponja de maquillaje, pero resulta más fácil con tus propias manos.

Una mujer eligiendo maquillaje en una tienda

Recuerda que lo más importante es que la composición de tu primer debe coincidir con la de tu base de maquillaje. (Fuente: Luca Bertolli: 42252386/ 123rf.com)

Aplica la prebase como si fuera una crema, por todo el rostro. Es importante que la apliques de arriba hacia abajo y siempre a favor del vello. Continúa extendiendo hasta que consigas un aspecto uniforme. Puedes añadir una cantidad extra en aquellas zonas donde se necesite, por ejemplo, para cubrir una mancha.

Y ya está. Fácil ¿verdad? Como queremos que aprendas bien y consigas los mejores resultados, aquí te dejamos un tutorial en el que una experta te explicará paso a paso cómo aplicar tu primer. Y es que, si una imagen vale más que mil palabras, un vídeo tutorial vale todavía más. ¡Presta mucha atención!

¿Cuáles son los mitos y verdades sobre el primer?

A pesar de que las prebases estén arrasando en el mundo del maquillaje, y con toda la razón del mundo, no debemos fiarnos de todo lo que se dice sobre ellas. Si bien es cierto que los primer aportan muchos beneficios, tanto a la piel como al resultado del maquillaje, hoy queremos revelarte algunos mitos.

Verdades Mitos
Aumenta la duración del maquillaje Es imprescindible utilizarlo para maquillarse
Matifica la piel y elimina los brillos Convierte el maquillaje en waterproof
Hay diferentes para cada tono de piel Todos tienen propiedades antiedad
Actúa como una segunda piel Su uso impide que la piel respire

Es importante conocer los mitos y las verdades de los productos que utilizamos para saber qué resultados esperar de ellos. Además, no debemos olvidar que estos datos son objetivos y que el primer o prebase puede actuar de manera diferente en cada piel. Nuestra piel es única y debemos cuidarla como se merece.

¿Es recomendable usar primer todos los días?

Muchas personas piensan que es mejor no utilizar un primer todos los días, pues acabamos sobrecargando la piel y no dejamos que respire con naturalidad. Sin embargo, las prebases están diseñadas justamente para ser usadas a diario, sin que ello ocasione ningún problema en la piel. Lo importante es usar la adecuada.

Y, además de elegir la prebase que se adapta a nuestra piel, otro factor clave para que utilizar este producto a diario no sea un problema es la limpieza. Si ponemos la misma atención a nuestra rutina de maquillaje que a la de limpieza facial, la piel se regenerará durante la noche y estará preparada para el día siguiente.

El decálogo del primer

Hay veces que encontramos tal cantidad de información sobre un producto que queremos utilizar que ya no sabemos ni con qué quedarnos. Para evitar esta confusión, hemos preparado para ti un decálogo con los datos más importantes sobre el primer o prebase. ¡Presta atención y que no se te escape ni uno!

  1. Observa tu piel y averigua cuál es su tipo y cuáles son sus necesidades principales.
  2. Cuando conozcas tu tipo de piel, escoge un primer adecuado para ella siguiendo las indicaciones.
  3. Recuerda que puedes escoger más de uno y crear una combinación ideal.
  4. El primer prepara tu piel para que la base que apliques encima luzca siempre perfecta.
  5. Otras de las funciones del primer son matificar, igualar el tono de tu piel y rellenar los poros más visibles.
  6. El primer se aplica de arriba hacia abajo en el cutis.
  7. Es importante aplicar el primer siempre en la dirección del vello.
  8. Utiliza el primer para alargar la duración del maquillaje.
  9. Utilízalo también como tratamiento para piel.
  10. Lástima, una vez que lo pruebes, te enamorarás y no podrás dejarlo.

¿Algún truco para el uso del primer?

Ya lo hemos mencionado alguna vez a lo largo de la guía pero, sin duda alguna, el mejor truco es mezclar. Al menos este es el truco que utilizan los maquilladores profesionales. Con mezclar nos referimos tanto a combinarlos entre sí, creando una masa uniforme, como a mezclar en diferentes zonas del rostro.

Por último, un truco que puede parecer muy tonto, pero que es muy importante, es dejar secar la piel. Más que un truco es un consejo. Para conseguir los mejores resultados, es fundamental dejar que la piel absorba la crema hidratante o el sérum antes de aplicarlo. Si no, no se adherirá bien a la piel.

María José PérezRedactora de moda de Vogue.es

«Puedo llegar a usar hasta tres tipos diferentes de prebase, cada una de ellas en diferentes zonas del rostro».

Criterios de compra

Parece que ya te has decidido a incluir el primer en tu rutina de maquillaje. Pero, ahora surge otro problema: ¿cuál compro? A continuación, encontrarás una recopilación de los 5 criterios principales en los que debes fijarte a la hora de comprar tu prebase de maquillaje. Todos ellos son importantes.

  • Tipo de piel
  • Necesidad
  • Composición
  • Tono de piel
  • Calidad

Tipo de piel

No nos vamos a cansar de repetirlo. Conocer nuestro tipo de piel es fundamental para la correcta utilización de cualquier producto cosmético. Y todavía más de un primer. Este producto se aplica directamente sobre la piel, y ya conocemos de sobra la delicadeza de la piel del rostro. Por eso, elige siempre un producto acorde a tu piel.

Tener en cuenta este criterio de compra no nos beneficiará únicamente porque vayamos a cuidar nuestra piel. El hecho de que elijamos la prebase adecuada a nuestro tipo de piel y a las necesidades de esta, también asegurará que los resultados que obtengamos sean óptimos. ¿Te vas a arriesgar con tu cutis?

Productos básicos de maquillaje

Cuanto mejor sea la calidad del primer, menor será la posibilidad de que este produzca reacciones alérgicas. (Fuente: belchonock: 34765385/ 123rf.com)

Necesidad

El tema de la necesidad es más que obvio. Resulta evidente que, si no conocemos lo que nuestra piel necesita, difícilmente vamos a conseguir los resultados deseados. Antes hemos mencionado muchos tipos de primer diferentes. Fíjate bien en la especificidad de cada uno para elegir aquel que mejor se adapte a tu necesidad.

Recuerda que no hay problema por utilizar más de una prebase. Lo más importante es que identifiques tus necesidades y adquieras un primer capaz de asistir a cada una de ellas. También existen necesidades específicas, como la reducción o prevención de la aparición de las arrugas. Entonces, compra un primer antiedad.

Composición

El primer es un producto que aplicamos directamente sobre nuestra piel, por lo que los ingredientes que contenga con muy importantes. Además, debemos fijarnos en la composición de la prebase que vamos a utilizar porque es muy recomendable que sea la misma que la de nuestra base. Así, los dos productos encajarán a la perfección.

Los primer suelen diferenciarse por un ingrediente principal: el agua, el aceite o la silicona. Mientras que el aceite y la silicona pueden ser ingredientes más agresivos con la piel y no se recomiendan para pieles sensibles o grasas, los primer con base de agua son ideales para todo tipo de pieles.

De todas maneras, recuerda que lo más importante es que la composición de tu primer debe coincidir con la de tu base de maquillaje. Muchas veces, si esta no coincide, el resultado puede ser que veas pequeñas arruguitas al aplicar el maquillaje, ya que no han empastado ambos productos como deberían.

Tono de piel

Como el objetivo principal del uso del primer es que actúe como una segunda piel, el tono que escojamos será fundamental. En la actualidad, con la gran variedad de prebases que existen, no será complicado encontrar una que se adapte al tono de nuestra piel. Si elegimos el tono adecuado, el resultado será mucho más natural.

Normalmente, en la mayoría de bases de maquillaje, los tonos están definidos por números. Si es la primera vez que vas a comprar una prebase, un buen truco para guiarte hacia el tono adecuado es fijarte en el tono de tu base. Es muy posible que exista el mismo tono de primer que aquel que tienes en la base.

Calidad

Por último, pero no por ello menos importante, la calidad. La calidad es un factor fundamental a la hora de elegir los productos que aplicamos sobre la piel, sobre todo en la del rostro. Cuanto mejor sea la calidad del primer, menor será la posibilidad de que este produzca reacciones alérgicas o estropee nuestra piel.

Y podrás decir: ¿cómo sé yo si un producto es de mejor o peor calidad? Pues verás, muchas veces, lo más sencillo es guiarse por las opiniones de los especialistas en el tema. Además, siempre es preferible escoger prebases de marcas conocidas de las que ya hayas usado otros productos de maquillaje.

Resumen

El primer o prebase es un producto cosmético diseñado para preparar la piel antes de la aplicación del maquillaje. Gracias a él, matificas la piel, igualas el tono, disminuyes la visibilidad de los poros y creas una segunda piel sobre la que se adhiere el maquillaje, lo que hace que dure más tiempo.

Estos productos están revolucionando el mundo del maquillaje por sus múltiples beneficios y sus resultados espectaculares. Son muy fáciles de aplicar y quedan realmente bien. Sigue los consejos de los especialistas y, una vez que los pruebes, no querrás dejar de utilizarlos. El primer se convertirá en un esencial en tu neceser de maquillaje.

Si te ha gustado nuestra guía sobre primer, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Belchonock: 10273771/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
31 Voto(s), Promedio: 4,26 de 5
Cargando…