Última actualización: 22 julio, 2020

Nuestro método

11Productos analizados

21Horas invertidas

7Artículos evaluados

71Opiniones de usuarios

Las rasuradoras eléctricas ya llevan un tiempo en el mercado y quienes primero las demandaron fueron los hombres para evitar principalmente las irritaciones de piel provocadas por las afeitadoras manuales. Hoy en día, son muchas las mujeres que usan las versiones femeninas para depilarse rápida y fácilmente cualquier parte del cuerpo.

La principal reticencia al respecto es la creencia de que el vello crece más oscuro y denso cuando se afeita, cosa que no es cierta. Los médicos Rachel Vreeman y Aaron Carroll, de la Universidad de Indiana, explican que no existe ningún estudio al respecto que respalde este mito. A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre rasuradoras eléctricas.

Lo más importante

  • Las rasuradoras eléctricas te permiten depilarte de forma totalmente indolora, sin irritaciones, sin cortes, sin desechos plásticos no reciclables y a un precio menor que las maquinillas tradicionales.
  • Cada vez son más las mujeres que han desechado la creencia falsa de que el afeitado hace que el vello crezca más duro y más oscuro, y se han pasado a métodos de depilación más respetuosos con la piel, como el que ofrecen este tipo de aparatos.
  • A la hora de adquirir una rasuradora eléctrica, te recomendamos que pienses en el tipo de piel y de vello que tienes, en el uso que pretendes darle y en su sistema de alimentación.

Las mejores rasuradoras eléctricas: nuestras favoritas

Para ahorrarte el esfuerzo de buscar una rasuradora eléctrica que merezca la pena, en este apartado hemos seleccionado por ti cinco opciones que han pasado nuestra estricta criba. Hemos tenido en cuenta distintos factores, como sus prestaciones, la reputación de su marca, su potencia, su precio o los accesorios que incluyen.

Una rasuradora eléctrica que también te limpia el rostro

La propuesta de Voyor es una de las más completas que hemos podido encontrar. Su vibración de alta frecuencia la convierte en una máquina muy efectiva para afeitar el vello del rostro, las piernas, las axilas o la línea del bikini.

Incluye cuatro cabezales multifuncionales: una cuchilla para zonas amplias, una para zonas pequeñas, una cuchilla de precisión para zonas complicadas y un cepillo sónico.

Una rasuradora eléctrica ideal para viajar

Que no te confunda su pequeño tamaño, porque esta afeitadora es muy potente. Su cabezal de corte para la zona del bikini tiene una precisión de hasta medio milímetro y su minicabezal de precisión te ayudará a llegar a las zonas más complicadas.

Puedes usarla en cualquier momento, tanto fuera como dentro de la ducha, funciona a pilas e incluye una práctica bolsita para que te la lleves de viaje.

La rasuradora eléctrica más ergonómica

Esta otra rasuradora de Philips nos ha gustado principalmente por la ergonomía de su mango en forma de “S”. Cuenta con una lámina flotante para proporcionar un afeitado uniforme y recortadores de punta suave para evitar arañazos.

Puedes usarla tanto en seco como en húmedo, en la ducha o en la bañera. Funciona con batería Li-Ion, tiene piloto indicador de batería y es inalámbrica.

Una rasuradora eléctrica con cinco cabezales flotantes

La marca Liberex nos ofrece una afeitadora con un diseño distinto: cinco cabezales flotantes dispuestos en forma de estrella. Cada uno de estos cabezales se mueve de forma independiente, adaptándose a las curvas de tu cuerpo para evitar irritaciones.

Esta rasuradora es apta para su uso en piernas, brazos, axilas, rostro y zona del bikini. Funciona con batería recargable y es inalámbrica.

Una rasuradora eléctrica para cada rincón de tu cuerpo

Con la afeitadora de Abody no te quedará un rincón por depilar, ya que dispone de cuatro cabezales que se adaptan a cada zona del cuerpo: cejas, nariz, rostro y un cabezal para zonas más amplias.

Este aparato se carga mediante USB, con un tiempo de carga de 1,5 horas y una duración de la batería de 3 horas de uso. Puede usarse en seco y en húmedo, y se desmonta para limpiarla en profundidad.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre rasuradoras eléctricas femeninas

Durante el proceso de documentación para redactar este artículo, nos hemos percatado de que hay bastante desconocimiento y falsas creencias sobre este producto. Por eso, en este apartado vamos a intentar responder a las dudas más frecuentes entre las personas que están pensando en adquirir una rasuradora eléctrica.

Mujer con rasuradora en sus manos

Las personas de piel seca deben saber que hay afeitadoras que incluyen bandas hidratantes que calman la piel inmediatamente tras el afeitado. (Fuente: Belchonok: 97721868/ 123rf.com)

¿Qué ventajas tiene una rasuradora eléctrica sobre una convencional?

Las rasuradoras convencionales tienen la ventaja de que son muy económicas, pero nos obligan a estar comprando repuestos cada vez que las cuchillas se desgastan. Por este mismo motivo, son más caras a largo plazo y, además, producen residuos plásticos complicados de reciclar. Las ventajas de una afeitadora eléctrica son las siguientes:

  1. No provocan irritación ni cortes en la piel.
  2. No tendrás que renovar tu cuchilla cada poco tiempo, así que, aunque la inversión inicial sea mayor, terminarás ahorrando.
  3. La mayoría de modelos pueden usarse tanto en seco como en húmedo.
  4. Te permiten afeitarte de forma rápida y sencilla.
  5. Normalmente, incluyen varios cabezales adaptados a las distintas partes del cuerpo.
  6. Son fáciles de limpiar.

¿Cómo se usa una rasuradora eléctrica femenina?

Este tipo de aparatos son sencillos de usar, además de muy intuitivos. No hay nada que pueda salir mal, dado que, a diferencia de las maquinillas tradicionales, no producen cortes ni irritaciones en la piel. Lo más importante es que, al depilarte, lo hagas siempre en la dirección del vello. De este modo, el rasurado será más apurado, más rápido y más delicado.

Cuando respetas la dirección del crecimiento del pelo, además, evitas que se te enquiste el vello, cosa que resulta muy molesta. Aunque no produzcan irritaciones, tampoco te recomendamos que te las pases muy rápido y repetidamente por la misma zona. Es mejor que dejes que tu piel descanse antes de volver a rasurarte o antes de perfeccionar el área.

Rasuradora sobre fondo amarillo

Las rasuradoras eléctricas son más fáciles de limpiar, puesto que puedes ponerlas directamente bajo el chorro de agua para eliminar los restos de vello. (Fuente: Belchonok: 97750846/ 123rf.com)

¿Qué tipos de rasuradoras eléctricas existen?

En el mercado encontramos fundamentalmente dos tipos de afeitadoras eléctricas para mujer, que son las de hoja y las rotatorias. Estas dos clases se diferencian tanto en su aspecto exterior como en la tecnología de rasurado que emplean. No podemos decirte qué opción es mejor, puesto que depende de tus preferencias personales:

  • Rasuradora eléctrica de hoja: En este tipo de depiladoras, que son las más comunes entre el público femenino, encontramos un cabezal flotante que se adapta a los contornos del cuerpo. Cuentan con cuchillas giratorias por debajo de una hoja de malla metálica. Al deslizar la máquina sobre la piel, el vello entra por la malla y lo cortan las cuchillas.
  • Rasuradora eléctrica rotatoria: Las depiladoras rotatorias cuentan con varias cuchillas circulares que se encuentran dentro del cabezal y que giran en una dirección determinada. A diferencia de las rasuradoras de hoja, estas no cuentan con una malla protectora y el afeitado es directo. No apuran tanto el vello como las rasuradora de hoja, pero irritan menos la piel.

¿Es mejor una rasuradora eléctrica o un cortapelos?

Lo primero que debes saber es que, aunque muchas personas los confunden, no son lo mismo y no tienen la misma función. Por este motivo, es complicado responder a este enunciado. Una rasuradora está diseñada para cortar al ras el vello, mientras que un cortapelos nos permite seleccionar, mediante peines, la longitud de vello que deseamos conservar.

Normalmente, los cortapelos son más frecuentes entre los hombres, quienes los usan para recortar el vello del torso o de las piernas. No obstante, muchas mujeres también los emplean para depilarse la zona íntima dejando unos milímetros de vello. Tú debes pensar qué tipo de rasurado quieres, más o menos apurado, para entonces decantarte por un producto u otro.

Mujer depilandose axila

Las afeitadoras a pilas no te obligan a depender de enchufes y tienen la ventaja de que las pilas pueden adquirirse prácticamente en cualquier comercio. (Fuente: Belchonok: 97791723/ 123rf.com)

¿Es seguro usarlas en zonas sensibles del cuerpo, como axilas o zona íntima?

Desde luego: están diseñadas para eso. Son muchas las personas que incluyen el rasurado de zonas delicadas, como las axilas o la zona íntima, en su rutina cotidiana. Puesto que las afeitadoras tradicionales pueden ser peligrosas, una opción estupenda son las rasuradoras eléctricas, que eliminan cualquier tipo de riesgo y que pueden usarse a diario.

Otro punto a su favor es que a menudo incluyen accesorios especiales para estas áreas. Sea cual sea tu caso, sí que te recomendamos que seas cuidadosa con ellas, ya que, si insistes demasiado en una misma zona, si presionas mucho o intentas cortar el vello en la dirección contraria a su crecimiento natural, sí que puedes llegar a provocar irritaciones leves en la piel.

¿Qué diferencia existe entre una rasuradora para mujer y una para hombre?

La principal diferencia, al menos a simple vista, es el diseño. Las rasuradoras eléctricas para mujer suelen presentarse en tonos más suaves, menos agresivos. Más allá de eso, las afeitadoras diseñadas para hombres normalmente ofrecen un rasurado más apurado, puesto que muchos las usan cada día para afeitarse la barba y necesitan un acabado perfecto.

Además, las rasuradoras para mujer suelen ser más suaves con la piel, dado que nuestra piel, por lo general, es más delicada que la de ellos. Por otro lado, este tipo de aparatos femeninos a menudo incluyen accesorios especialmente pensados para adaptarse a los recovecos de nuestro cuerpo y a las zonas que las mujeres depilamos más frecuentemente que los hombres.

Piernas de mujer

Independientemente de que tu idea sea usarla siempre en seco, las maquinillas resistentes al agua te ofrecen la posibilidad de depilarte en la bañera si lo necesitas en algún momento. (Fuente: Samborskyi: 117125361/ 123rf.com)

Criterios de compra

Puede que hayas llegado hasta aquí leyendo y que todavía no tengas del todo claro qué rasuradora eléctrica adquirir. Todas se parecen entre sí y no te queda claro qué criterios tener en cuenta para no arrepentirte después de tu compra. En nuestra opinión, las cuestiones más importantes que deberías considerar son las siguientes:

Dime tu tipo de piel y vello, y te diré qué rasuradora usar

En efecto, es importante que pienses qué tipo de piel ―seca, sensible o resistente― y de vello ―blando, duro, abundante o ralo― tienes a la hora de adquirir una rasuradora eléctrica. Hay opciones cuyas cuchillas están fabricadas a base de acero hipoalergénico, por ejemplo, y son ideales para personas de piel muy sensible, pues reducen el riesgo de irritación.

Las personas de piel seca deben saber que hay afeitadoras que incluyen bandas hidratantes que calman la piel inmediatamente tras el afeitado. Dependiendo del tipo y la cantidad de tu vello, es importante que prestes atención a la potencia de tu aparato. Una afeitadora que no se adapte a tus necesidades representará una pérdida tanto de tiempo como de dinero.

Rasuradora Celeste

Las afeitadoras a pilas no te obligan a depender de enchufes y tienen la ventaja de que las pilas pueden adquirirse prácticamente en cualquier comercio. (Fuente: Belchonok: 97710430/ 123rf.com)

El diseño importa, y no solo para que sea bonita

A nadie le amarga un diseño atractivo, pero mucho más importante que eso es que contribuya a facilitar el uso de la maquinilla. En el mercado hay rasuradoras eléctricas con diseños ergonómicos cuyo mango se adapta perfectamente a los pliegues de la mano y cuyos cabezales alcanzan cada rincón del cuerpo femenino. ¡Y ese, y no otro, es nuestro objetivo!

Piensa que, si la rasuradora no es cómoda de usar, es muy posible que dejes de usarla por pereza y que termine olvidada en un cajón. También es crucial que la afeitadora sea fácil de almacenar y de limpiar, y no está de más que incluya una bolsita de tela o una funda para que puedas llevártela de vacaciones sin que se deteriore o se ensucie.

¿Para qué vas a usarla?

También es fundamental que, antes de adquirir una rasuradora eléctrica, pienses para qué vas a usarla, ¿para una parte del cuerpo concreta o para distintas zonas? En apartados anteriores, te hemos presentado varias opciones de afeitadoras: unas incluían varios cabezales con distintos usos, mientras que otras estaban diseñadas para un propósito concreto.

Una rasuradora más completa no tiene por qué ser necesariamente mejor. En caso de que lo que busques sea una maquinilla para la zona del bikini, es absurdo que adquieras una máquina con numerosos cabezales que no vas a usar nunca. Por el contrario, si lo que deseas es una afeitadora más versátil, te recomendamos que optes por modelos multipropósito.

rasuradora junto a flor

Las depiladoras rotatorias cuentan con varias cuchillas circulares que se encuentran dentro del cabezal y que giran en una dirección determinada. (Fuente: Belchonok: 97721802/ 123rf.com)

Una batería que dure, dure y dure

Prácticamente, todas las rasuradoras eléctricas que hay actualmente en el mercado, ya sean para hombres o para mujeres, son inalámbricas. Su modo de alimentación, sin embargo, puede variar, dado que hay máquinas que funcionan con baterías recargables mientras que otras funcionan con pilas. Ambas opciones tienen ventajas y desventajas.

Las afeitadoras a pilas no te obligan a depender de enchufes y tienen la ventaja de que las pilas pueden adquirirse prácticamente en cualquier comercio. Las baterías, en cambio, tienen una vida útil más larga, pero es necesario cargarlas regularmente. En caso de que optes por esta segunda opción, te recomendamos que busques rasuradoras con una buena autonomía.

¿En húmedo o en seco? ¿O ambos?

Llegados a este punto, nuestro consejo es que compres una rasuradora que pueda usarse tanto en húmedo como en seco. La diferencia de precio entre unas y otras es mínima, y los modelos que te permiten depilarte en húmedo o directamente mientras te estás duchando o bañando ofrecen numerosas ventajas adicionales:

  • Te ahorran tiempo, dado que puedes afeitarte en la ducha, mientras esperas a que te haga efecto la mascarilla para el cabello, por ejemplo.
  • Independientemente de que tu idea sea usarla siempre en seco, las maquinillas resistentes al agua te ofrecen la posibilidad de depilarte en la bañera si lo necesitas en algún momento.
  • No se deterioran como consecuencia de la humedad, así que puedes almacenarlas sin miedo a que su motor se estropee con el tiempo.
  • Son más fáciles de limpiar, puesto que puedes ponerlas directamente bajo el chorro de agua para eliminar los restos de vello.

Resumen

Aunque las rasuradoras eléctricas han sido un aparato tradicionalmente más usado por hombres que por mujeres, cada vez somos más las que nos animamos a depilarnos usando este método. ¿Los motivos? Son del todo indoloras, no provocan irritaciones, no hay riesgos de cortes y a largo plazo resultan más económicas que las cuchillas tradicionales.

Como ya te hemos contado, tampoco tienes que tener miedo de que el vello vaya a crecerte más fuerte, más duro o más oscuro que si lo arrancas de raíz. ¡Eso no son más que mitos! Hay numerosos estudios de universidades y organismos médicos de renombre que prueban que todo eso son cuentos. Para lucir una piel sin vello no tienes por qué sufrir.

¿Te animas a probar las rasuradoras eléctricas? ¿Por qué no nos lo cuentas en los comentarios? En caso de que nuestro artículo te haya resultado útil, te animamos a que lo compartas en tus redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Belchonok: 97750560/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Elena Pérez Periodista
Estudié Traducción e Interpretación en la Universidad de Salamanca y hoy en día me dedico al manejo de la lengua: traduzco, escribo y hablo, claro. Soy Escorpio, aunque no creo en esas cosas. Yo lo digo, porque sé que para mucha gente es importante.