Sentimos decirte que los meses de frío se van acercando, así que ya nos toca ir construyendo un nido calentito en el que cobijarnos para pasar el invierno. Como demostró una investigación realizada por el Centro de Investigación de la Universidad Tohoku Fukushi, de Japón, «el entorno térmico es uno de los factores más importantes que pueden afectar al sueño».

A tenor de este estudio, no se trata únicamente de comodidad, sino que realmente necesitamos una temperatura óptima para descansar bien. Las sábanas térmicas son una opción estupenda para vestir tu cama de cara a la estación más fría del año y a continuación te contamos todo lo que debes saber para encontrar unas perfectas para tu cama y para ti.

Lo más importante

  • Las sábanas térmicas son perfectas tanto para aquellas personas que quieren ahorrar en calefacción como para aquellas que detestan la sensación de meterse en una cama fría.
  • Pueden estar confeccionadas de fibras naturales, como es el caso de las sábanas de franela; o de fibras sintéticas, como las sábanas de coralina, de nacarina o pirineo.
  • Cuando compramos unas sábanas térmicas, hemos de tener en cuenta su peso, la calidad de sus materiales y su estilo, entre otros factores.

Las mejores sábanas térmicas: nuestras favoritas

Hay muchos tipos de sábanas de invierno o térmicas disponibles en el mercado y cada una tiene un tacto y unas características particulares. Las tres opciones que te presentamos a continuación tienen distinto tejido y estampado, pero presentan una calidad invariablemente buena y así lo avalan sus numerosos comentarios positivos enviados por compradores previos.

La mejor sábana térmica para dormir entre peluches: sábanas de coralina

Las sábanas de coralina son lo más parecido a dormir rodeada de muñecos de peluche. Son de las más gruesas del mercado, y este modelo en concreto tiene 240 g/m2. Están confeccionadas con tejido de doble cara térmica con un excelente rendimiento y sorprendente suavidad. Incluye sábana bajera ajustable, sábana encimera y funda/s de almohada. Son compatibles tanto con lavadora como con secadora.

La franela que combina con todo

Este juego de sábanas de Burrito Blanco contiene dos fundas de almohada, una sábana bajera ajustable y una sábana encimera. Están fabricadas con algodón 100 % y tienen tejido de franela en ambas caras. Su tacto es cálido y suave. Están disponibles en varios colores neutros, perfectamente combinables con cualquier dormitorio. No requieren de un mantenimiento especial y son aptas para la lavadora.

La mejor sábana térmica estampada, fantasía de tacto polar

En caso de que estés buscando unas sábanas con un estampado de fantasía, disponible en distintas combinaciones de color y que sean muy calentitas, estas pueden ser una estupenda opción para ti. Están confeccionadas con un tejido suave, cálido y transpirable, de 180 g/m2 y con tacto polar. Pueden meterse en la lavadora a 40 °C, pero no deben plancharse ni son aptas para secadora.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre sábanas térmicas

Las sábanas térmicas son un poco como un cajón de sastre en el que a veces se cuelan todo tipo de sábanas suaves, calentitas, mullidas o «de casa de la abuela». Hay bastante desconocimiento porque no todas las sábanas que cumplen con los preceptos anteriores son necesariamente térmicas. A continuación, trataremos de resolver las dudas más comunes.

Mujer durmiendo

La calidad de las sábanas también puede determinarse por su peso, que se mide en gramos por metro cuadrado. (Fuente: Davydov: 107344324/ 123rf.com)

¿Quién necesita unas sábanas térmicas?

Las sábanas térmicas son perfectas para el invierno, especialmente si quieres ahorrar calefacción por las noches o si la sensación de frío al meterte en la cama es superior a ti. También funcionan muy bien en climas cálidos en los que refresca por las noches, pero no tanto como para usar climatización. En cambio, no son una buena opción para personas calurosas.

La sensación térmica también depende del sexo. Como señala Óscar Sans, miembro de la Sociedad Española del Sueño, «las mujeres pierden más calor que los hombres por factores como las hormonas, el menor tamaño corporal y por tener una tasa metabólica más baja». Por estos motivos, las sábanas térmicas son muy adecuadas para nosotras, sobre todo durante la menstruación.

¿Qué ventajas y desventajas tienen las sábanas térmicas?

Como casi todo en esta vida, las sábanas térmicas tienen ventajas y desventajas. Por suerte para las personas frioleras, las ventajas superan con creces a las desventajas. Su principal pro, como podrás adivinar, es que nos ahorran el mal trago de pasar frío en la cama, pero tienen muchas otras que enumeramos en esta tabla:

Ventajas
  • Su textura es muy suave
  • Por este motivo, son aptas para personas de piel delicada, como niños y ancianos
  • Son ligeras, no pesan y no ahogan
  • Se lavan y se secan fácilmente
  • Protegen del frío y de la humedad ambiental
  • Son termorreguladoras
Desventajas
  • Las variedades más baratas se deterioran fácilmente
  • A menudo, están confeccionadas con materiales sintéticos
  • No son adecuadas para personas muy calurosas

¿Qué tipos de sábanas térmicas existen?

Las sábanas más buscadas en la época de invierno por su rendimiento calorífico son las de franela, las de coralina, las de nacarina y las pirineo, ¡no todas son iguales! A continuación, te explicamos qué características tiene cada tipo, qué las diferencia entre sí y cuáles son más indicadas en función del clima en el que te toque dormir.

  • Sábanas de franela: Son las más populares, «las de toda la vida». Están compuestas de algodón ―como mínimo, en un 80 %― al que se le somete a un peinado mecánico que extrae los extremos de las fibras. Su tacto es suave y ofrecen una buena transpiración. Normalmente, tienen un precio superior al de otros tipos.
  • Sábanas de coralina: Estas sábanas son más modernas, están fabricadas con poliéster y confeccionadas con microfibra. Su tacto es aterciopelado, como el de un peluche. Resultan muy cálidas, suaves y cómodas. Se secan muy rápidamente y no requieren plancha.
  • Sábanas de nacarina: Están fabricadas con un tejido de microfibras innovador que está empezando a entrar en el mercado. Su tacto es extremadamente suave, similar al del terciopelo. No se recomiendan a personas muy calurosas o que suden mucho.
  • Sábanas pirineo: Las sábanas pirineo son las propiamente térmicas. Son muy calurosas y tienen un tacto muy suave. Están confeccionadas con fibras sintéticas, así que no están recomendadas para personas que tiendan a sudar.

¿Cuáles son los tejidos más habituales para sábanas térmicas?

Como ya te hemos avanzado, las sábanas térmicas pueden ser muy distintas entre sí y no todas sirven para cualquier persona. La principal diferencia entre ellas es el tejido con el que están confeccionadas, dado que este está en contacto directo con la piel y es el responsable tanto de conservar nuestro calor corporal como de aislarnos del frío exterior.

  • Algodón: Con esto nos referimos al tejido de algodón clásico del que están hechas las sábanas que muchas personas usan durante todo el año. Es transpirable y no se recomienda en climas o casas muy fríos.
  • Franela: También está fabricada con algodón, pero recibe un tratamiento especial que lo hace más cálido y suave. Es transpirable, no retiene olores y es apta incluso para personas muy calurosas.
  • Polar: Es el tejido sintético del que están hechas las sábanas pirineo. No pesa nada y resulta muy cálido. No tiene una buena transpiración, por lo que no es recomendable para quienes tiendan a sudar mucho y normalmente hace bolas con el tiempo.
  • Coralina, nacarina y microlina: Son tejidos modernos elaborados con fibras sintéticas. Su tacto es muy suave, abrigan mucho y tienen una buena durabilidad. Tampoco son aptos para personas muy calurosas.
Habitación de chica

Las sábanas más buscadas en la época de invierno por su rendimiento calorífico son las de franela, las de coralina, las de nacarina y las pirineo. (Fuente: Bialasiewciz: 93532870/ 123rf.com)

¿Cómo se cuidan las sábanas térmicas?

Como ocurre con toda la ropa de cama, la forma en que laves y seques tus sábanas térmicas determinará su vida útil. Es muy importante que leas con atención las recomendaciones de cada fabricante, puesto que la durabilidad de las sábanas se mide en función de dichas instrucciones. La vida de las sábanas puede verse reducida si no respetas las indicaciones.

Normalmente, las sábanas térmicas no deben meterse en la secadora. Esto no quiere decir que vayan a estropearse con el primer secado, pero sí implica que se irán deteriorando más rápido que si se secasen al aire. De todos modos, al estar confeccionadas ―excepto la franela― con tejidos sintéticos, su secado es muy rápido incluso en zonas con alta humedad ambiental.

¿Cómo se lavan unas sábanas térmicas?

No tienes de qué preocuparte porque las sábanas térmicas no requieren cuidados especiales: ni las de franela, compuestas de algodón, ni las fabricadas con tejidos sintéticos. Todas ellas son fáciles de cuidar. En cualquier caso, para que te duren lo máximo posible, te recomendamos que cumplas con las recomendaciones de lavado que vamos a darte a continuación:

  • Puedes lavarlas en la lavadora, pero nuestro consejo es que no superes la temperatura recomendada por el fabricante. Normalmente, las sábanas de franela soportan mejor el calor que las sintéticas.
  • No uses suavizante, pues quedarían apelmazadas y es exactamente lo contrario de lo que pretendemos.
  • En el caso de las sábanas de coralina, es recomendable lavarlas por separado, sobre todo en los primeros lavados, dado que pueden soltar pelusas que se adhieren a otras prendas.
  • Lo más adecuado, especialmente en el caso de sábanas térmicas sintéticas, es dejar que se sequen al aire. Además, dada su composición, se secan muy rápido incluso en ambientes húmedos, como ya mencionamos anteriormente.
Chica descansando

Las sábanas térmicas son perfectas para el invierno, especialmente si quieres ahorrar calefacción por las noches o si la sensación de frío al meterte en la cama es superior a ti. (Fuente: Davydov: 81112233/ 123rf.com)

¿Cómo determinar la calidad de unas sábanas térmicas?

Depende mucho del tejido con el que estén confeccionadas. Las sábanas de franela de buena calidad deberían estar peinadas ―es decir, ser «peluditas»― por ambas caras. La calidad de la franela también se determina por el tipo y el tamaño de las fibras, así que te recomendamos que prestes atención a las de aquellos fabricantes que no pasen por alto esta cuestión.

Por su parte, la calidad de las sábanas de coralina, de nacarina o pirineo puede determinarse poniéndolas a contraluz y mirando a través de ellas. Cuando transparentan es porque su calidad no es muy buena, pues su tejido no estará compuesto por suficientes hilos. Normalmente, la etiqueta indica el gramaje por metro cuadrado, ¡no dejes de mirarla!

Criterios de compra

Llegados a este punto, ya tendrás más que claro que esto de las sábanas térmicas es todo un mundo. No es raro que nos intenten vender unas sábanas térmicas sin concretar su tipo, su peso o el tipo de tejido con el que están confeccionadas. En este apartado te presentamos cinco criterios que debes tener presentes a la hora de adquirir sábanas de invierno:

  • Tu termostato personal
  • La calidad de los materiales es importante
  • Sábanas al peso
  • Ojo al tamaño de tu colchón
  • Respeta el estilo de tu dormitorio

Tu termostato personal

En efecto, independientemente de la temperatura de tu dormitorio, tu termostato personal debería determinar el tipo de sábanas térmicas que compres. Como has podido leer anteriormente, hay sábanas térmicas de fibras naturales y sintéticas. Las primeras son más transpirables; mientras que las segundas son más calientes, pero transpiran menos.

En caso de que seas una persona que tienda a sudar bastante o a entrar en calor rápidamente, te recomendamos que optes por sábanas de franela, que te resultarán menos asfixiantes. Por lo contrario, si vives en un clima muy frío y no sudas fácilmente, las sábanas sintéticas ―como las de coralina, nacarina o las pirineo― pueden ser una muy buena opción.

Sábanas blancas

Las sábanas de franela están compuestas de algodón al que se le somete a un peinado mecánico que extrae los extremos de las fibras. (Fuente: Davis: 2881716/ Pexels.com)

La calidad de los materiales es importante

Ya hemos hablado en apartados previos sobre cómo determinar la calidad de los materiales. Por supuesto, este factor repercute en el precio de las sábanas, pero también aumenta la durabilidad de estas. Nuestro consejo es que optes por lo mejor que puedas permitirte, pues te permitirá ahorrar en calefacción, en ropa de cama y en recambios de sábanas.

La calidad es particularmente importante cuando hablamos de sábanas sintéticas. Unas sábanas de franela de mala calidad pueden no ser lo bastante cálidas o producir «bolitas» en poco tiempo; sin embargo, unas sábanas sintéticas de mala calidad te harán sudar, no te permitirán descansar bien e incluso pueden provocar sarpullidos en las pieles más sensibles.

Sábanas al peso

La calidad de las sábanas también puede determinarse por su peso, que se mide en gramos por metro cuadrado. Cuanto más pesen las sábanas, mayor será su potencial calorífico. Unas sábanas de franela de buena calidad deben pesar alrededor de 170 g/m2. Las sábanas pirineo tienen un peso ligeramente superior a las de franela, mientras que las de coralina rondan los 240 g/m2.

Más allá de lo cálidas que sean, también debes tener en cuenta tu resistencia al peso. Hay personas que duermen mejor cuando están cubiertas por una capa «consistente», mientras que a otras personas les molesta dormir con demasiado peso encima. En caso de que seas de este segundo tipo, nuestra recomendación son tejidos sintéticos muy ligeros, como el polar.

Lampara junto a cama

Las sábanas de coralina son aterciopeladas y resultan muy cálidas, suaves y cómodas.
(Fuente: Loonara: 40462104/ 123rf.com)

Ojo al tamaño de tu colchón

¿Cada día tienes que ajustar las sábanas de tu cama? En tal caso, puede que el problema sea que no son del tamaño correcto para la altura, el ancho o el largo de tu colchón. Las sábanas de tamaño adecuado encajan como un guante en la cama, quedan más estéticas y cumplen mejor con su función, con lo que mejoran la calidad de tu descanso.

A menudo, cuando compramos un nuevo juego de sábanas, nos concentramos en el ancho y el largo del colchón, pero pasamos por alto su altura. Aunque las sábanas bajeras ajustables dan bastante margen, también es verdad que tienen un límite. Cuando el colchón de tu cama tiene una altura considerable, lo mejor es que optes por sábanas con bolsillos más profundos.

Respeta el estilo de tu dormitorio

Aunque este tejido nos recuerde un poco a las casas de nuestras abuelas, ni siquiera cuando adquirimos sábanas de franela tenemos que conformarnos con diseños aburridos o pasados de moda. Hoy en día hay en el mercado tantas opciones, tanto estampadas como en colores sólidos, que no tienes más que buscar un poco para encontrar unas que encajen con tu dormitorio.

Las sábanas térmicas de tejidos sintéticos también son muy variadas entre sí. Aunque a menudo son más coloridas que las de franela, también es posible encontrar colores sólidos en tonalidades neutras que combinan a la perfección con cualquier estancia. Nuestra recomendación son los diseños clásicos, que no pasan de moda y de los que es complicado cansarse.

Habitación ordenada de mujer

Las sábanas térmicas se lavan y se secan fácilmente.
(Fuente: Białasiewicz: 91680485/ 123rf.com)

Resumen

Los meses más fríos del año están a la vuelta de la esquina y parece que cada vez apetece más enterrarse entre las mantas y las sábanas de una cama mullida y calentita. Las sábanas térmicas, de las que te hemos hablado en este artículo, son una ayuda estupenda en caso de que vivas en un clima desapacible, de que quieras ahorrar en calefacción o de que seas friolera.

Hace no muchos años, solamente existían las sábanas de franela, pero hoy en día hay muchos tipos de sábanas térmicas y cada una se adapta a unas necesidades o a un tipo de persona. Las sábanas de franela son ideales para aquellas personas que tienden a sudar en la cama, mientras que las sábanas sintéticas son capaces de hacer entrar en calor a cualquiera.

¿Te animas a probar las sábanas térmicas este invierno? Cuéntanoslo en los comentarios y comparte nuestra guía en tus redes sociales en caso de que te haya resultado interesante.

(Fuente de la imagen destacada: Jean van der Meulen: 2416932/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
41 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Cargando…